jueves, 21 de octubre de 2010

E.L.F. Eyeliner Waterproof

Los lápices de ojos o eyeliners no son un tema recurrente en mis opiniones de belleza (probablemente porque son un producto ‘soso’ de cara a escribir sobre él), pero no será porque no los use: junto con el corrector, diría que es el producto de maquillaje que uso más, y no es para menos: es muy sencillo de usar, con un pequeño trazo conseguimos destacar más la mirada y además suele ser uno de los primeros cosméticos que se utilizan cuando empezamos a maquillarnos, de modo que aunque pasen los años es difícil desprenderse de esta costumbre. Si a eso le añadimos que cada lápiz o eyeliner cunde un montón y los hay muy baratos, tenemos un artículo que no falta en el neceser de las coquetas y no tan coquetas. 

Con respecto a mis preferencias en lo relativo a este cosmético, siempre he sido más de eyeliner que de lápiz. Los lápices que he usado, en general, tienen menos intensidad que los eyeliners y hay que apretar más para conseguir un negro intenso. Además, cuentan con la desventaja de necesitar un sacapuntas para poder tener la punta bien afilada (algo que a mí me produce una extrema pereza). Los eyeliners me parecen más cómodos, mejores en resultados e incluso más fáciles de usar, aunque esto son sólo unas apreciaciones personales. En cuanto a los tonos, el que más utilizo es el negro, pero desde hace un tiempo lo voy alternando con lápices de diversos colores (azul, verde…), como es el caso del eyeliner que os comento a continuación. 

Waterproof Eyeliner Pen. Presentación

El eyeliner se presenta en un envase negro y sencillo, con los extremos un poco más anchos que la parte central para conservar debidamente la tinta y la punta del pen. Al formar parte de la línea de productos básica, su precio es de 1,50 libras, o lo que es lo mismo, 1,70€. Más barato, imposible. Contiene 1,8 gramos, que se supone que deben de durar bastante aunque el eyeliner me ha decepcionado tanto que no sé si lo llegaré a gastar. Ahora mismo está disponible en los siguientes tonos:

- Black: el negro de toda la vida, el color de la raya del ojo por excelencia. 

- Coffee: marrón, perfecto para destacar la mirada sin perder la discreción y naturalidad.

- Midnight: un azul oscuro que tiene pinta de ser precioso, aunque ya tengo un lápiz de este color de otra marca y por eso no lo escogí. 

- Ash: un gris oscuro. Nunca me ha llamado la atención este tono para pintarme la raya.

- Plum: un tono ciruela. Es el que tengo yo, así que más abajo me explayo con él.

En la web española no está disponible en ninguno de los tonos (para que veáis el churro de página que es, en fin). Aprovecho para decir que en E.L.F. suelen innovar a menudo y no me extrañaría que más adelante sacaran nuevos tonos del pen.

El formato del eyeliner

Normalmente llamamos eyeliner a los delineadores de ojos de punta retráctil —al menos ese es el formato de mis eyeliners preferidos—. Sin embargo, en el caso del pen de E.LF. la cosa es un poco distinta: el eyeliner no tiene una punta retráctil, sino que más bien parece un rotulador. El delineador funciona con tinta y, como se puede ver en las imágenes, tiene una punta que parece propia de un instrumento para pintar sobre el papel. E.L.F. no es la única marca con eyeliners de este tipo, pero sí que es la primera vez que yo me encontré con uno así, de modo que supuso una novedad para mí y quiero comentaros mis impresiones al respecto. 

Reconozco que cuando lo vi en la página web no me fijé demasiado y lo añadí al carrito pensando más en lo bonito que era el tono que en el formato en sí (es lo que tiene que sea tan barato, que no piensas y luego te sientes una compradora compulsiva). Lo compré en mi primer pedido, hace ya bastante tiempo, de modo que no había leído opiniones y desconocía por completo lo que iba a encontrar. Cuando lo tuve en mis manos la impresión no fue demasiado buena: ¿pintarme el ojo con un rotulador? ¿No será demasiado agresivo para la piel de esa zona? Está claro que el producto está diseñado expresamente para delinear el ojo y no es igual que un rotulador normal, pero de entrada no me pareció un formato agradable de usar. Aun así, este problemilla quedó eclipsado cuando lo probé por primera vez y descubrí el precioso tono que esconde.

Mi tono: Plum

Me cuesta mucho usar un eyeliner de un color que no sea negro, últimamente ni siquiera utilizo el marrón, pero considero que es bueno tener unos cuantos eyeliners y lápices en la recámara para cuando me apetezca variar un poco (total, este tipo de productos tardan en estropearse). En este caso me decanté por el tono ciruela (plum en inglés) porque es un color que me encanta y, desde que el año pasado se puso de moda, he acumulado varias cositas de esta tonalidad, tanto en cuestión de maquillaje como en ropa. 

Lo primero que hice cuando recibí el pedido fue probarlo en el antebrazo. ¿Resultado? Un tono muy bonito, oscuro, quizá más lila de lo que esperaba, pero igualmente favorecedor. Me parece un color adecuado para usar a diario, pues destaca más la mirada que el marrón de siempre pero menos que el negro, por lo que tenemos un término medio estupendo. También queda muy bien usarlo de noche, con unas sombras a juego (tengo unas de NYX preciosas, ya os hablaré de ellas). Viendo los resultados que me ha dado el pen, me arrepiento de haber comprado el tono ciruela precisamente de este eyeliner, porque estoy tan disgustada con él que en estos meses lo he usado poquísimo y dudo que esta tendencia vaya a cambiar. Pero no adelantemos acontecimientos, cada cosa en su momento.

¿Waterproof?

Me da hasta vergüenza reconocerlo, pero a lo de no fijarme en el formato del eyeliner se le suma el hecho de no dar importancia al hecho de que éste sea waterproof. Lo añadí al carrito sin más, pensando únicamente en mi precioso eyeliner ciruela. ¿Que es waterproof? Pues vale. Me daba exactamente igual. No empecé a pensar en ello hasta que decidí usarlo por primera vez. Me apetecía ponérmelo solo, un día de diario, pero claro, a ver si al ser waterproof va a costar mucho de desmaquillar, y entre semana yo no estoy para historias. Hasta ahora mi experiencia con los productos de maquillaje waterproof se limitaba a unas máscaras de pestañas que costaba Dios y ayuda desmaquillar, así que me daba un poco de miedo que ocurriera lo mismo con este eyeliner

En el siguiente apartado os contaré lo que he observado en este aspecto, pero ahora quería decir que antes de usarlo ya tenía claro que no iba a crucificar este producto si finalmente no era waterproof. Sí, sé que se vende exactamente como eso, pero dentro de lo malo prefiero tener un eyeliner no resistente al agua a tener uno que cuesta horrores de desmaquillar. Claro que si cumplía ambas cosas, mejor que mejor.

Resultados

La primera impresión que tuve del eyeliner fue muy buena: en ese primer trazo en el antebrazo dibujó una línea perfecta, dejando un color intenso y bonito. Sin embargo, aplicarlo en el párpado es ligeramente distinto: empieza bien, pero hacia la mitad de la raya cuesta que salga la tinta y así es imposible realizar un trazo definido. Tienes que ir apretando más de la cuenta porque no pinta. ¿Sabéis lo que ocurre cuando un rotulador o un bolígrafo se está gastando? Pues aquí es exactamente lo mismo, con la sutil diferencia de que el eyeliner es nuevecito y no hay motivos para que la tinta se seque. Supongo que el problema se debe a que todavía no han perfeccionado lo suficiente este formato de delineador (al menos en E.L.F., de otras marcas no tengo ni idea). 

Como consecuencia de lo anterior, queda una línea un tanto irregular. Yo reconozco que no soy una experta en maquillaje y seguramente hay millones de chicas con más maña que yo para hacerse la raya, pero aun así, que a mitad del párpado el pen empiece a pintar menos creo que no le hace gracia a ninguna. Bastante tenemos con tener que revisar el maquillaje más tarde como para encima no poder salir impecables de casa, ja, ja. Con esto el tono también pierde gran parte de su atractivo, porque al ir perdiendo intensidad lógicamente no luce tanto como si hubiéramos podido repasar la raya a nuestro gusto. En fin, una pena.

Pero las desventajas no acaban ahí: el eyeliner no es waterproof. Aunque para mí no sea un aspecto importante por lo que ya os he comentado, lo quiero dejar bien claro para aquellas chicas que sí lo compren con ese propósito. A la mínima que roces un poco con la mano, el eyeliner se corre, es peor incluso que algunos eyeliners no-waterproof que tengo, para que veáis. Lógicamente, para desmaquillar no hay ningún problema, cualquier desmaquillante lo retira a la primera. No he encontrado el problema que tanto temía, pero el eyeliner tiene tantos defectos que aun así no estoy nada contenta con la compra. 

En cuanto a esa punta tipo rotulador, cuando hice las fotos al pen todavía no lo había estrenado, pero a día de hoy la punta ya no está tan perfecta y me pregunto cómo acabaría si usara el eyeliner de manera continuada. Esto es, parece un producto frágil. Con los lápices basta con hacerles punta para que vuelvan a funcionar, pero ¿qué se supone que debo hacer con un pen? No estoy nada convencida con el formato, creo que todavía debe perfeccionarse o descartarse definitivamente como forma de delineador. Donde estén los eyeliners de punta retráctil y los líquidos o en gel…

Y es que, además, se podría pensar que un rotulador pintaría la raya con más intensidad, pero con los problemas que da la tinta ya veis que ni siquiera llega a eso. No le veo ninguna ventaja.He señalado varios inconvenientes en el uso de este delineador, pero para mí el principal es que pinta mal. Un eyeliner puede irse fácilmente, puede estropearse fácilmente, pero si no pinta no vamos a ninguna parte. Este producto no cumple en lo que para mí es básico y por ello no puedo darle una calificación mejor. Quizá otra chica que tenga más maña u otro tipo de piel sabrá sacarle más partido que yo, pero ahora mismo lo considero uno de esos cosméticos a los que no hay que acercarse, por muy barato que sea. E.L.F. me sigue pareciendo una buena marca, pero nadie es perfecto y en alguna cosa tenía que fallar. En cuestión de delineadores le daré otra oportunidad con su eyeliner líquido (ya lo tengo por aquí, lo compré hace poco) y sus nuevos eyeliners en crema (tienen una pinta buenísima pero justo han sacado los tonos que me interesan cuando acababa de hacer un pedido, así que tocará esperar).

3 comentarios:

Laura dijo...

Pues todavía no he probado nada de elf. Tengo un eyeliner de Max Factor a estrenar, a ver si me animo. Ciao, besos!

Un lieu avec Allure.

LAKY dijo...

Nunca sería capaz de escribir tantas cosas y tan bien escritas sobre un simple eye liner! A mí los eye liner me gustan mucho más que los lápices de ojos, que nunca he sabido aplicármelos del todo bien.
Un beso

Sara Díaz dijo...

Este blog es muy interesante y da ocnsejos e información muy utiles. Un besito

Publicar un comentario

Deja tu comentario aquí.

Related Posts with Thumbnails