lunes, 14 de junio de 2010

E.L.F. All Over Cover Stick

Eyes Lips Face (E.l.f.)

De un tiempo a esta parte se han puesto de moda las firmas de cosmética low cost, o lo que es lo mismo, marcas muy baratas pero con una calidad decente que hacen que el maquillaje esté al alcance de cualquier bolsillo. Se supone que esta idea ha nacido a raíz de la crisis y principalmente está orientada a chicas adolescentes que empiezan a maquillarse pero no tienen un gran presupuesto. Sin embargo, la realidad es que estas marcas están teniendo éxito con mujeres de todas las edades. Por citar algunos ejemplos de marcas low cost: Essence, NYC, Kiko, Basic, NYX… También podríamos añadir Deliplus al grupo. Tal vez estas marcas no tienen la calidad de MAC o Chanel, pero no tienen nada que envidiar a firmas de gama media como son Maybelline o L’Oréal, a las que fui muy asidua en su momento.

Eyes Lips Face (E.l.f.) es una marca de cosmética low cost que sólo se vende por internet. Hay varias webs disponibles, pero la única que envía a España actualmente es la inglesa: www.eyeslipsface.co.uk No la confundáis con la americana (www.eyeslipsface.com), ésta nos saldría más barata por la conversión dólar-euro, pero por desgracia no envían a nuestro país. De todas formas, os informo que próximamente abrirán una web española, por lo que la inglesa dejará de enviar aquí (también tengo entendido que al principio no venderán la línea Studio, así que queréis comprar algo de ella, daos prisa).

En E.l.f. encontramos diferentes líneas de productos. La más básica nos ofrece productos para ojos, rostro, labios y uñas por el módico precio de 1,70 euros. El stick de esta opinión forma así que cuesta eso mismo: 1,70 euros. ¿Alguna vez habéis tenido una base tan barata? Yo no, ni siquiera Essence es tan económica. En cuanto a los gastos de envío, no son muy caros, pero os recomiendo que os apuntéis al grupo de Facebook para estar al tanto de descuentos y otras promociones (con mucha frecuencia hay códigos para que los gastos de envío salgan gratis).

E.l.f. también dispone de una línea Studio con productos más profesionales y una línea mineral que me tiene totalmente enamorada. Más adelante ya os daré mi opinión de los productos de estas secciones que he probado. El problema de estas dos secciones es que son un poco más caras que la básica: sus productos rondan los 4 euros por unidad, que sigue siendo un precio de lo más asequible. Por último, E.l.f. nos ofrece pinceles de maquillaje y los utensilios correspondientes para lavarlos. Yo tengo algunos de la línea Studio, y puedo deciros que me están dando muy buenos resultados.

Hasta el momento sólo he realizado un pedido a E.l.f., allá por el mes de diciembre, y la experiencia fue muy positiva. El pedido tardó unos 15 días en llegarme, para que os hagáis una idea aproximada del tiempo de espera. Creo que gasté unos 40 euros pero a cambio recibí un montón de productos y un set de maquillaje como regalo, así que fue una buena inversión. El mes pasado os hablé de sus esmaltes de uñas (a los que califiqué con cuatro estrellas), y hoy os contaré las maravillas de esta base tirada de precio. Por lo pronto, puedo decir tranquilamente que recomiendo E.l.f. al 100%.

Presentación

Probablemente, la presentación de esta base hará que muchas chicas se echen para atrás: el stick viene en un sencillo tubo de color blanco brillante, con la tapa transparente. Es muy pequeño, de ahí el título de mi opinión (le he hecho una foto junto a la base en mousse de Essence para que veáis la diferencia de tamaño). No es una presentación que entre por los ojos, de hecho se ve tan sencillo que cualquiera que no conozca E.l.f. pensará que es un producto de los chinos o de juguete. Pero aquí estoy yo para cantar las cualidades de esta base e intentar que la gente se olvide de su apariencia cutre.

De todas formas, hay un detalle del envase que sí me gusta: la tapa siempre queda muy bien cerrada (es de las que hay que apretar hasta que se oiga un “click”), por lo que nos aseguramos que la base se mantiene en perfectas condiciones y además nos permite llevarla en el bolso sin preocuparnos. Es un envase sencillo pero eficaz.

El stick de maquillaje tiene 2 cm de diámetro, por lo que es bastante grueso en comparación con los sticks correctores que había usado (esos eran finos como un lápiz). La parte inferior se puede girar para que vaya saliendo a medida que se gasta, es muy práctico.

Desconozco la cantidad que trae porque tiré el cartón que venía con el stick, pero calculo que me durará lo mismo que otras bases. En apariencia el stick es pequeño, apenas 1,5 cm de largo, pero hay que tener en cuenta que no es necesario usar mucha cantidad en cada aplicación y de esta manera cunde bastante. Su precio, como os he dicho, es de 1,70 euros en la página inglesa de E.l.f. (desconozco a cuánto estará cuando abran la web española). Baratísimo.

Tonos

Uno de los inconvenientes que encontré en la base en mousse de Essence era la poca variedad de tonos (sólo había tres). Con esta base no he tenido ese problema: hay siete tonos disponibles, que abarcan desde las pieles más claritas a las pieles negras. Seguramente hay marcas que todavía tienen más tonos, pero seguro que sus bases no cuestan 1,70 euros, así que no nos podemos quejar.

Los tonos son estos, desde el más claro al más oscuro (aproximadamente):

Apricot beige: Es el que tengo yo, un tono beige muy clarito.

Rosy beige: Clarito como el anterior, pero con una ligera tonalidad rosada.

Light beige: Un tono para pieles un poco más oscuras pero todavía claras (qué mal me explico).

Honey: Lo mismo que el anterior pero con un matiz más cálido.

Ivory: Un tono para pieles de color medio o caramelo, un poquito más oscuro que el anterior.

Spice: Parecido al anterior, pero para pieles más morenas.

Toffee: Para pieles color chocolate.

Puede que algunas tengáis problemas para decidir qué tono necesitáis. En la web de E.l.f. podéis verlos, pero obviamente no es lo mismo una imagen que ver el producto en directo. De todas formas, para el precio que tiene vale la pena arriesgarse.

En esto yo tengo suerte, porque soy muy pálida y siempre me basta con pedir el más claro (y aun así a veces el tono más claro es oscuro para mí). A propósito de esto último, estoy muy contenta con la gama de tonalidades de esta base porque el tono Apricot Beige me va estupendamente. Hay marcas de buena reputación cuya base más clarita me quedaba demasiado oscura, y me alegra haber encontrado una que me va bien, aunque la tenga que comprar por internet.


Aplicación

Es la primera vez que uso una base en stick, pero ya os digo que para aplicarla bien no basta con pasar el stick por el rostro y dejarlo tal cual (iríais con unos pegotes horrendos). Hay varias maneras de aplicarla correctamente, al gusto de cada una:

- La más sencilla consiste en hacer tres pasadas con el stick por el rostro: una en la frente y otra en cada mejilla. A partir de ahí, vamos extendiendo la base que ha quedado concentrada en una raya para que cubra todo el rostro. Con los dedos se puede hacer perfectamente, la base se extiende con facilidad y cada pasada de stick contiene suficiente maquillaje para cubrir la zona correspondiente. También la podéis ir extendiendo con un pincel. Así explicado puede parecer un poco lioso, pero una vez te pones delante del espejo no tiene ninguna complicación.

- La segunda opción es aplicar la base con un pincel, cogiendo el producto directamente del stick. El pincel tiene que ser específico para base de maquillaje, que tienen un pelo adecuado para productos cremosos. Reconozco que yo no suelo hacerlo de esta manera porque uso la base para diario y si voy con prisas no me gusta entretenerme con el pincel si puedo utilizar los dedos, pero puede que a algunas os guste más este acabado. Una variante de esta forma de aplicación sería aplicar la base desde el stick pero con los dedos. Alguna vez lo he hecho y sin problemas, los resultados son iguales que si me he pasado el stick por la cara.

- Finalmente, podemos usar una esponjita. Pasamos el stick por ella y a continuación vamos aplicando el maquillaje mediante la esponja. Yo no soy muy amante de las esponjitas para aplicar el maquillaje, prefiero los pinceles o directamente los dedos, así que nunca lo hago de esta forma.

Es curioso, las bases con este formato no me llamaban la atención porque no acababa de ver claro si al aplicármelas me quedarían bien, y ya lo veis, he encontrado muchas maneras de aplicarla y hasta me parecen más cómodas que cuando se trata de una base líquida (con estas es más fácil pasarse con la cantidad). Os animo a no tener los mismos prejuicios que yo, es un producto muy cómodo y realmente vale la pena probarlo.

Resultados: Acabado, cobertura y duración

La base ha cumplido todas mis expectativas. Para empezar, el tono Apricot Beige se adapta perfectamente a mi tono de piel, no se me ve ni más morena ni más blanca, y ya he comentado que al ser muy pálida me cuesta encontrar bases que me queden bien. En cuanto a su cobertura, tengo que decir que cubre todas las imperfecciones sin necesidad de gastar mucha cantidad de base ni cubrirla con polvos compactos (aunque previamente sí que me aplico corrector encima de las marcas). Lógicamente, si tenéis alguna costra o un grano grande, se seguirá notando por mucha base que le apliquéis (esta o cualquier otra), pero para las típicas marcas rojas es estupenda. Mi piel se ve fina y bonita.

Lo mejor de todo es que pese a cubrir todas las marcas, deja un acabado muy natural, tal y como yo quería. No se nota tanto que voy maquillada como con otras bases y, un punto muy importante, no me siento incómoda con ella. Hay bases que constantemente me recuerdan que voy maquillada porque las noto presentes en la piel, una sensación un poco difícil de describir, pero la cuestión es que con esta no me ocurre. Es una base ligera, muy cómoda para usar a diario.

Con respecto a la duración, tal vez es el punto que más me ha sorprendido. Tiene una duración excelente, aguanta horas y horas incluso sin usar prebase ni polvos compactos. Lógicamente, si usamos esos productos la perdurabilidad de la base aumenta, pero a diario a veces estoy vaga y sólo me pongo la base. Al final del día se empieza a notar que ya no está como antes, pero qué queréis que os diga, para una base que cuesta 1,70 euros ya me parece muchísimo. No la he probado para salir de noche, pero creo que con unos buenos polvos compactos podría aguantar bastante bien.

El tema de la duración tiene doble mérito porque yo tengo la piel grasa y es fácil que con una base cremosa me salgan brillos. Con esta como mucho me salen al final del día, así que estoy muy satisfecha por la compra. Supongo que el formato en stick hace que sea una base menos grasa que las líquidas o en mousse, por eso me va tan bien y aguanta. No sé qué tal será en verano, porque entonces los brillos me salen con más facilidad, pero con lo que he observado hasta ahora no puedo ponerle ninguna pega.

Otro punto favorable a la base es que no me ha producido ninguna reacción alérgica, no me han salido granitos ni tampoco me ha resecado la piel. Sé que hay gente que desconfía de las marcas baratas, y en especial de sus bases de maquillaje, pero yo estoy encantada de la vida con esta. Será barata, pero ha pasado por los controles de calidad correspondientes, no es lo mismo que comprar maquillaje en los chinos (ahí sí que no me fío). Además, hay que tener en cuenta que estas marcas no tienen la publicidad de las grandes firmas ni tampoco utilizan envases lujosos, que estas cosas también hacen que los precios suban. No digo que E.l.f. sea igual a Dior, Chanel y compañía (ni mucho menos), pero tampoco es una porquería.

Por último, quiero hacer algunas comparaciones con otras bases que he usado. Soy la primera sorprendida de ello, pero la verdad es que este stick tan sencillo es una de las mejores bases que he probado. En comparación con la base en mousse de Essence, me quedo con el stick porque el tono claro me queda mejor y además no me salen brillos. Al lado de los polvos Pure Powder de Maybelline, los resultados son similares pero me gusta más el acabado del stick. En contraste con los Accord Perfect de L’Oréal, la cobertura del stick es mayor. En fin, creo que la única base que puedo situar a su nivel es la Non Stop Coverage de Maybelline, a la que fui fiel durante años.

Conclusión

Estoy encantadísima con este stick. Su precio no puede ser más barato, pero es que además es un producto digno de las cinco estrellas de calificación: deja un acabado muy natural, cubre todas las imperfecciones y dura durante horas sin que me salgan brillos. Además, me ha gustado mucho usar una base en formato stick. Pensaba que me resultaría incómodo, pero es todo lo contrario, me parece mucho más fácil de extender que una base líquida con la que es más fácil pasarse con la cantidad. La única pega que puedo ponerle es que la marca E.l.f. sólo se vende por internet y puede que os cueste acertar con el tono adecuado para vuestra piel, pero por ese precio yo creo que vale la pena arriesgarse. Ha sido todo un descubrimiento para mí y no puedo hacer otra cosa que recomendarlo encarecidamente a todas.

3 comentarios:

Eli aka Negra Cabreada dijo...

A mí no me convence mucho, el color es demasiado rosado para mi subtono de piel y además se pone muy duro en cuanto baja un poco la temperatura. Oye he descubierto tu blog por casualidad y me ha encantado, te sigo

Rusta dijo...

@Eli. Gracias, me alegra que te guste el blog :)

Pinita Mc dijo...

Gracias por tu opinión, voy a pedirlo, yo estaba dudando porque se me ha hecho difícil encontrar opiniones de ésta base, yo quiero usarla como corrector (en la página de elf sale como concealer), si me sirve para ambas cosas MEJOR!, me ha encantado tu blog, ahora te sigo ;) saludos desde Venezuela.

Publicar un comentario

Deja tu comentario aquí.

Related Posts with Thumbnails