martes, 22 de febrero de 2011

Lush Chocolate Whipstick Bálsamo de labios

Bálsamo Chocolate Whipstick

Al igual que todos los labiales de Lush, el Chocolate Whipstick se presenta en una pequeña lata plateada muy sencilla. Se abre con facilidad (no pude decir lo mismo del bálsamo Honey Trap) y solo se diferencia de las otras de la línea por la etiqueta que lleva su nombre. Cada lata contiene 10 gramos de producto y su precio es de 7,95€, un poco caro para un producto de este tipo pero os aseguro que su calidad lo compensa con creces. Además, con poca cantidad tenemos suficiente para cada aplicación, así que cada unidad cunde bastante.

El bálsamo es de color marrón chocolate y lo primero que llama la atención al abrirlo es su exquisito aroma: huele a chocolate puro con un ligero matiz de naranja (para chocolate negro 100% tenéis el bálsamo Double Choc, también de Lush). Personalmente, adoro el chocolate, de modo que una fragancia como esta me parece irresistible: un aroma dulce, goloso y delicioso. Está logradísimo, ¡dan ganas de comérselo! A propósito de esto último, aunque el bálsamo huele muy bien, no sabe a absolutamente nada. No puedo compararlo con otros bálsamos de aromas parecidos porque el único cacao de chocolate que había usado previamente (de una marca poco conocida) también estaba muy conseguido, así que he tenido suerte con ambos.

Hablemos ahora de su textura. Los bálsamos en latita tienen una particularidad: recién estrenados, la capa superior de bálsamo está un poco dura y puede parecer que cuesta más coger el producto para aplicarlo en los labios (me ha ocurrido con todos los cacaos de Lush que he usado hasta el momento). No obstante, en cuanto gastamos esa fina capa encontramos una textura cremosa, más ligera que la de las vaselinas Gal (por hacer una comparación), y en efecto con muy poquita cantidad es suficiente para cubrir los labios. La textura me recuerda a unos bálsamos de Isdin que usé hace años, aunque los de Lush les dan mil vueltas en resultados.

En su composición destacan el chocolate, el aceite de almendras y la miel, entre otros. Todos estos ingredientes se caracterizan por sus propiedades hidratantes y calmantes, además de las sensaciones olfativas que produce el primero. De nuevo os recuerdo que los productos de Lush no testan en animales y tampoco compran los ingredientes en empresas que experimenten con ellos. Desde luego, no se puede negar que están muy concienciados con los derechos de los animales y a la vez cuidan la composición de sus productos al máximo.

Impresiones

Si los bálsamos en general me pierden, con los de Lush directamente es que no quepo en mí de alegría. Además de un aroma logrado y exquisito, el bálsamo Chocolate Whipstick hidrata los labios en profundidad y los mantiene suaves con el paso de las horas. No tiene nada que envidiar a mi reparador labial favorito (ChapSan, un gel que se vende en farmacias); es más, en cuestiones olfativas lo supera. Hay que decir que el bálsamo protege y repara, es decir, un multiusos que os va a valer tanto para prevenir la sequedad como para devolver la hidratación a vuestros labios cuando sea necesario. Lo bueno es que sus efectos se observan enseguida: basta una aplicación sobre los labios resecos para notar un alivio y una suavidad casi inmediatos. De verdad que es una maravilla.

Con respecto a su duración sobre los labios, diría que se mantiene durante una hora, aunque obviamente si bebemos o comemos se va antes (los milagros a Lourdes). Su textura no es grasa y se absorbe bastante bien. Por otro lado, siempre es recomendable ser constante en la aplicación de este tipo de productos, pero con este en particular no me hace falta aplicármelo constantemente como ocurre con la mayoría de protectores en barra (mucho más sencillos en general), ya que la suavidad que aporta a los labios se mantiene y no hace falta insistir tanto para prevenir la sequedad.

Quiero recalcar que, pese a ser de color marrón, apenas deja color en los labios y estos se ven de un tono natural, por lo que podemos ponernos una barra de labios encima y también lo pueden usar hombres. Me parece importante hablar de este punto porque al pertenecer a una cadena de cosmética tal vez se podría pensar que es un producto exclusivo para chicas, pero ya veis que no es el caso. Lush tiene algunos tintes labiales que sí dejan color y se presentan en un formato de latita idéntico a este, pero tanto el Chocolate Whipstick como el Honey Trap son simplemente bálsamos, así que no os tenéis que preocupar.

En general, mi opinión sobre los dos bálsamos de Lush que he comentado por aquí es idéntica: un producto altamente hidratante y nutritivo, con un aroma dulce y delicioso, que cunde muchísimo y se aplica con facilidad gracias a su textura cremosa. Con el Chocolate Whipstick he podido comprobar que el Honey Trap no era la excepción, así que ya lo sabéis: si queréis un bálsamo de labios bueno, buscad en Lush (y de paso os llevaréis uno con un aroma estupendo). Repetiré seguro, con el Chocolate Whipstick y con otras variedades. Estoy encantadísima con estos bálsamos.

3 comentarios:

Sandra dijo...

Hola!!! llevo tiempo siguiendo tu blog y al fin me he hecho uno, yo ya te he agregado como blogger, harías lo mismo?
Gracias!

Emeconeme dijo...

Hola, qué interesante tu blog. Ayer estuve en Lush, y no caí en mirar los bálsamos. Yo tengo el mismo problema de labios que tú, y nada más que hago tirarme de los pellejitos, estoy desesperada!!! Cuál de estos me recomendarías? Hay alguno mejor?

Me suscribo para seguir tu respuesta y tus posts.

Un abrazo

Rusta dijo...

@Emeconeme. ¡Muchas gracias por seguirme! Con respecto a los bálsamos de Lush, todos me han ido muy bien aunque mis favoritos son el Chocolate Whipstick (de chocolate y naranja) y el Honey trap (de chocolate blanco y miel). El None of your beeswax está muy bien pero tiene unas bolitas que tal vez a alguien le resultan molestas (aunque no rascan ni nada). El Lip Service, que es el más básico, también funciona, pero su textura es un poco más dura y el olor me parece agrio (es el que estoy usando ahora, supongo que lo reseñaré pronto).

En fin, en cuanto a resultados cualquiera de los cuatro te puede valer. Lo único que te recomiendo es que te fijes en que ponga "bálsamo labial" o "lip balm" y no "lip tint" o "tinte labial" (es que se venden en latas idénticas y es fácil confundirlos). Los tintes no hidratan tanto y sirven más que nada para dar un poco de color a los labios.

Publicar un comentario

Deja tu comentario aquí.

Related Posts with Thumbnails