martes, 12 de julio de 2011

Lush Jabón de regaliz


Jabón de regaliz de Lush

El jabón de regaliz de Lush es uno de los más sosos en apariencia: una pastilla de carbón (negra, naturalmente), lisa y sin adornos. En parte me gusta que algunos artículos de esta marca no sean bonitos por fuera: esto demuestra que apuestan más por una composición natural y cuidada que por un exterior llamativo. En el caso concreto de este jabón, podréis adquirir una porción de 100 gramos por el módico precio de 7,95 €. Los jabones faciales son uno de los productos que más cunden de Lush (este me va a durar meses y meses), de modo que no lo considero caro en absoluto.

Confieso que es la primera vez que uso un cosmético de carbón. ¿De verdad este ingrediente será bueno para la piel, no resultará agresivo…? Esas dudas me planteé yo en su momento y probablemente a alguno de los que me leéis también se le habrán ocurrido. La respuesta es no: el carbón absorbe el exceso de sebo y actúa como exfoliante, sin llegar a ser tan potente como otros. También contiene regaliz, con propiedades calmantes y desintoxicantes; aceite de palo de rosa, eficaz para prevenir el envejecimiento, y aceites de sándalo y coco para suavizar la piel. Al igual que muchos jabones de Lush, lleva la etiqueta de apto para veganos. Huele a regaliz, pero tranquilos: no es un aroma fuerte y aunque no os guste lo podréis soportar sin problemas (lo digo por experiencia).

Las indicaciones de este jabón son bastante claras: se aconseja para pieles mixtas y grasas que ya han pasado la etapa de la adolescencia (de ahí que reúna principios activos para regular la grasa y a la vez prevenir las primeras arrugas y líneas de expresión). Al contrario de lo que mucha gente cree, los problemas de piel grasa no se limitan a la gente joven: hay adultos con acné, y es que como he dicho más de una vez las causas de esta afección de la piel pueden ser muy diversas. En Lush son conscientes de ello y además del jabón de regaliz disponen de otras variedades para adaptarse a las necesidades de todos sus clientes potenciales.

Mi experiencia

Antes de nada, como preveo que me voy a pasar el resto de opinión haciendo comparaciones con Farmacia de Guardia, os hago una pequeña aclaración:

- Farmacia de Guardia: jabón de Lush indicado para pieles problemáticas, con independencia de su edad. Tanto puede valer para el acné como para pieles sensibles, e incluso sirve como calmante si nos hemos expuesto demasiado al sol. Entre otros principios activos, lleva calamina, aceite de árbol de té y lavanda, conocidos por sus propiedades antisépticas, curativas y calmantes.

- Jabón de regaliz: jabón de Lush adecuado para pieles mixtas o grasas que ya han superado la adolescencia. Contiene ingredientes anti-envejecimiento, y en su descripción en ningún momento se hace alusión a los granitos (aunque es un problema que a menudo va ligado con el exceso de grasa). Está hecho a base de carbón, regaliz y los aceites que he enumerado más arriba.

La conclusión que saco yo de esto es que una persona con piel grasa podría utilizar cualquiera de los dos; sin embargo, una persona que además de piel grasa tenga acné, no. Y os cuento mi caso.

El jabón de regaliz de Lush me parece un gran limpiador. Llevo más de un mes usándolo mañana y noche, y he observado que limpia la piel en profundidad y, al contrario de lo que podría parecer por su aspecto, ni la reseca, ni la daña ni la irrita lo más mínimo. Pese a tener acción exfoliante, no es comparable a un exfoliante como tal y lo podemos usar a diario sin preocuparnos. Tras esa limpieza habitual, noto que mi piel queda mate y sin brillos.

Ahora bien: dadas las características de mi piel, no me basta con que el jabón combata los brillos. Necesito que actúe contra los granos y prevenga su aparición. Eso no lo consigue: no me va bien para el acné, desde que lo uso me vuelven a salir granitos (incluidos algunos tipo quiste que con el Farmacia de Guardia habían sido prácticamente erradicados). No estoy como si no me echara nada; digamos que algo hace, pero es menos efectivo que el otro jabón. Lo mismo ocurre a la hora de atenuar las rojeces: no hace nada. No es que el Farmacia de Guardia fuera milagroso y las borrara de un día para otro, pero su contenido en aceites calmantes servía para que a la larga se fueran notando menos.

Asimismo, tampoco he observado que reduzca los poros dilatados. Por mi tipo de piel suelo tener muchos puntos negros en la zona de la nariz, barbilla y parte de las mejillas, y en función de los productos que use se notan más o menos. Con el jabón de regaliz, permanecen igual, no he visto ninguna mejora. Eso sí, aquí debo reconocer que lo he usado en una mala época para evaluar su efectividad al respecto: todos sabemos que con el calor la piel grasa suele ponerse peor y los poros están en su pleno esplendor.

En definitiva, creo que me equivoqué al comprarlo porque no es el más adecuado para mí. Quizá a una persona que no tenga granitos o solo le salgan de vez en cuando se sentirá satisfecha con este jabón; no obstante, mi problema desde luego es más severo y necesito un producto específico como el Farmacia de Guardia. Por eso no puedo ponerle una nota mala al jabón de regaliz, porque creo que parte de la decepción es culpa mía. En general, no lo considero malo en absoluto: es un buen limpiador y, además, cunde muchísimo, incluso más que el Farmacia de Guardia (y este también dura que da gusto).

3 comentarios:

Entrepotis dijo...

Lo apunto ahora mismo a mi lista de la compra!!! ;)

www.entrepotis.blogspot.com

sheil@86 dijo...

Tenia dudas sobre cambiar mi adorable farmacia de guardia, por el regaliz y menos mal q me has aclarado la duda con tu blog, porq mi piel es como la tuya: grasa y encima con acné asiq no cambio mi producto estrella y esq en la pagina de lush no te aclaran mucho esto asiq muchas gracias :D

Muy Monas Vestidas o no de Seda dijo...

Tengo que probarlo.

Publicar un comentario

Deja tu comentario aquí.

Related Posts with Thumbnails