jueves, 4 de noviembre de 2010

Thiomucase Crema Anticelulítica

Presentación

Thiomucase se presenta en un tubo de color blanco con letras naranjas, que se sostiene sobre la base. Es un diseño sencillo, nada llamativo, pero esta sencillez aparente contrasta con la calidad de la crema, que es lo que al fin y al cabo cuenta.

El tubo contiene 150 ml de crema, que duran aproximadamente un mes. Yo soy partidaria de que las cremas anticelulíticas lleven como mínimo 200 ml, porque con el uso que les doy, si llevan menos se me acaban pronto. Pero en este caso hay que decir que la crema es bastante densa, y por ello cunde más que las que tienen textura tipo gel, así que aunque lleve 150 ml de crema, éstos duran.

Su precio ronda los 20€ y se vende en farmacias y parafarmacias.

Características y principios activos

La crema es de color blanco, y tiene una textura algo densa que hace que cueste un poco extenderla en algunas zonas del cuerpo.

Su olor es típico de las cremas pero no es exactamente el olor característico de las hidratantes. A mí me recuerda más bien al olor de algunas pomadas para los granos y las irritaciones que usé hace años. No huele a rosas, pero es un aroma suave que se soporta sin problemas.

En el envase dice que es una crema de rápida absorción, y en este punto discrepo. Precisamente porque no es una crema demasiado fluida, tarda un poco en absorberse, y aunque a mí esto no me importa mucho, para algunas personas resulta muy incómodo.

Su principio activo destacado es la mucopolisacaridasa, un componente de origen vegetal que actúa sobre la piel de naranja, reduciéndola y facilitanto el drenaje y la eliminación de grasas y toxinas. Además, hidrata y reafirma la piel. Vaya, que hace de todo jeje.

Modo de aplicación

Esta crema se usa como cualquier otro anticelulítico, y aquí es importante decir que no se aplica del mismo modo que una crema hidratante normal. Para que los principios penetren en la piel y hagan su efecto, es necesario algo más.

Tenemos que aplicarnos la crema dando suaves masajes circulares sobre la piel, en sentido ascendente siempre, hasta que se absorba por completo. En lugar de hacer el masaje vosotras mismas podéis usar algún masajeador, que cada vez se venden más junto a las cremas.

En el envase de Thiomucase se indica que hay que usarla mañana y noche. Yo sólo la uso una vez al día, antes de acostarme, y he visto sus efectos sin problemas, así que si no la usáis con tanta frecuencia como dicen también veréis resultados. Quizá usándola dos veces al día es más efectiva, pero yo creo que lo dicen más que nada para que gastes el tubo antes y tengas que ir a comprar más. Con esta crema, una aplicación diaria es suficiente.

En el envase también dicen que hay que usar una cantidad de crema abundante, y aquí sí que tengo clarísimo que lo dicen para que gastes el tubo enseguida. Yo estoy acostumbrada a dosificar bien las cremas, uso la cantidad necesaria siempre y procuro no pasarme. Con Thiomucase no hice caso de esta indicación y me apliqué una cantidad más normal (la justa, la necesaria para cubrir las zonas que quería tratar) desde el principio, y ya os digo ahora que he visto buenos resultados haciéndolo así. Además, usar demasiada crema hace que ésta no se pueda absorber por completo, y así se pierden sus efectos. En definitiva, que no hagáis mucho caso de lo que os comentan sobre el modo de empleo.

En cuanto a las zonas sobre las que hay que aplicar la crema, dependen de cada persona, y cada uno ya sabe donde tiene más celulitis. Yo la he usado en muslos y vientre, sobre todo en éste último.

Resultados: ¡Realmente efectiva!

En primer lugar, los resultados que ofrece respecto a la piel de naranja. Empecé a notar las mejoras en este aspecto aproximadamente después de una semana de uso, y éstos fueron aumentando conforme iba usando la crema. Al acabar el tubo, tenía menos celulitis, pero toda por completo no la había eliminado. Aun así, me quedé satisfecha, pues los resultados eran bastante notables y la crema había funcionado.

He de decir que estos resultados fueron más notables cuando, además de aplicar la crema, hacía una dieta sana y practicaba algo de deporte. En las temporadas en que comía más dulces y demás también funcionaba, pero no tanto.

Reconozco que en alguna ocasión he dejado de lado lo de hacer el masaje para aplicar la crema y me la he aplicado como una simple hidratante. En este caso los resultados como anticelulítica de la crema eran mucho más difíciles de apreciar, menos aún que comiendo mal y sin hacer ejercicio. Por eso ahora insisto tanto en la aplicación de la crema, pues puede llegar a ser tan o más importante la forma de aplicar la crema que los efectos de ésta en sí. Y en este caso, como véis, la diferencia entre aplicarla bien o mal se hace evidente en los resultados.

Paso al segundo punto: los efectos reafirmantes de la crema. El hecho de reafirmar la piel es algo que todas las cremas de estas características suelen cumplir sin problemas, y Thiomucase no es ninguna excepción. Basta con un par de aplicaciones para notar la piel mucho más firme. Y en este caso, la piel se reafirma tanto si haces masajito como si no lo haces, y tanto si haces dieta como si comes lo que te apetece. En conclusión, que en este aspecto la crema cumple siempre.

En tercer lugar, he de hablaros de su efecto reductor, que deriva de los efectos reafirmante y anticelulítico. De todas las cremas que he probado, Thiomucase es la me parece una de las más efectivas en esto de reducir centímetros. Realmente lo he notado, aproximadamente a partir de la primera semana de aplicación. No sabría deciros cuantos cm se pierden porque no me voy midiendo con el metro, pero yo creo que 1,5 cm o así los pierdes. Y aunque no es mucho, está bien. Ya os digo que tampoco es nada exagerado, no se adelgaza por usar una crema, pero sí que se nota este efecto, y se agradece.

Aquí he de decir que, en las temporadas en las que no controlo mucho la alimentación y demás, el efecto reductor no se aprecia tanto. Es totalmente lógico, no se puede pretender perder centímetros mientras te atiborras de chocolate. Ya lo he dicho más arriba, la crema ayuda si tú ya haces algo más para reducir, para combatir la celulitis o lo que sea (dieta equilibrada, deporte); pero si no haces nada, la crema no hará milagros por ti.

El último punto de los efectos es el que hace que la crema se distancie más de los geles anticelulíticos. Puede que éstos se absorban más rápido, pero Thiomucase presenta una ventaja muy fuerte frente a ellos: hidrata la piel, y mucho. Cuando he usado esta crema, en todas las condiciones, he notado la piel mucho más suave y elástica, y eso que yo tengo la piel seca y normalmente tengo que usar cremas específicas para mi tipo de piel si quiero que ésta esté bien. Pero con Thiomucase he quedado muy satisfecha, no produce ningún tipo de irritación e hidrata la piel de forma natural, por lo que podemos olvidarnos de usar otra crema hidratante aparte en las zonas en las que ya aplicamos Thiomucase.

En general, los efectos que a mí parecer hacen que Thiomucase sea mejor que otras cremas anticelulíticas son su efecto reductor y el hidratante. Los otros dos que he comentado (anticelulítico y reafirmante) también los cumple bien, pero a mi parecer son más fáciles de encontrar en las cremas de estas características. De hecho, se podría decir que, a la hora de combatir la celulitis, Thiomucase es igual de efectiva que el gel efecto frío de Deliplus, del que también tengo una opinión escrita. En cambio, el gel de Deliplus no hidrata tanto la piel, y yo no percibí tantos efectos reductores en él.

1 comentarios:

Laura dijo...

Tengo q decir q a mi no me ha gustado mucho. Me van las cremas más ligeras. Ciao, besos!

http://unlieuavecallure.blogspot.com/

Publicar un comentario

Deja tu comentario aquí.

Related Posts with Thumbnails