martes, 1 de marzo de 2011

Lush Jungla Acondicionador


Jungla, mi primer producto capilar de Lush

Jungla se trata de un acondicionador en formato sólido que destaca por su color verde y un fuerte aroma vegetal (en la web de la firma dicen que huele de maravilla, aunque para mi gusto tienen fragancias muchísimo más agradables). Os recuerdo que su forma puede variar en función de la pastilla original y el corte que hagan en la tienda, puesto que los productos de Lush están hechos a mano y resulta difícil darles uniformidad. En mi caso, me dieron un trozo rectangular aunque enseguida se partió en dos. El precio por cada 55 gramos es de 4,30€; no recuerdo qué cantidad me dieron a mí porque tiré la etiqueta. Teniendo en cuenta que cunde mucho, no lo considero caro en absoluto.

Con respecto a su composición, debemos destacar que contiene un cinco por ciento de frutas tropicales frescas, entre ellas plátano e higos, kumgquat, furta de la pasión y aguacate. Sus propiedades aportan suavidad, brillo y proteínas para el cabello. Además, también lleva lecitina de soja, que se caracteriza por sus proteínas reparadoras. En principio está indicado para todo tipo de cabello, aunque en sus indicaciones se centran principalmente en su poder desenredante e hidratante, por lo que parece bastante adecuado para cabellos secos y rebeldes.

Usando el acondicionador

A pesar de tener un formato sólido, el tipo de pastilla no es exactamente igual a la de un jabón. El acondicionador es más suave al tacto, incluso más ligero, y no deshace del mismo modo al entrar en contacto con el agua. Usarlo no es difícil pero requiere cierta práctica: una vez nos hemos lavado el pelo y lo tenemos mojado, procedemos a frotar la pastilla por la melena y el cuero cabelludo (sí, como si estuviéramos lavando una prenda a mano). Es un poco bruto, y al principio tienes la sensación de que no estás haciendo nada porque el acondicionador no desprende la espuma típica de los jabones. Sin embargo, sí que deja una especie de rastro verde. ¿Alguna vez os habéis revolcado sobre el césped, con el consiguiente guarreo en el pelo? Pues es una sensación parecida, con el olor herbal incluido. Lo dejamos un par de minutos y aclaramos con agua. A continuación podemos usar mascarilla o cualquier producto que nos apliquemos normalmente.

Explicado así parece sencillo —y realmente dificultad no tiene—; no obstante, digamos que no me parece tan cómodo como un acondicionador o bálsamo normal. No sé si ocurre con todos los productos capilares sólidos o solamente con este, pero me da bastante rabia que cueste tanto que el acondicionador se deje ver en el cabello. Hay que insistir e insistir, si no es como si no te hubieras puesto nada. Si a esto le añadimos que el pelo me cubre toda la espalda, os podéis imaginar el rato que me tiro para pasar la pastilla por todo el cabello. No, sin duda no es el formato más adecuado para mí: no se pueden comparar los segundos que tardo en extender un acondicionador normal con toda la pericia y tiempo que requiere este. Tengo muy claro que si repito con los capilares de Lush me decantaré por texturas de toda la vida. De todos modos, una persona con el pelo más corto lo tendrá más fácil, así que si es vuestro caso no tengáis muy en cuenta lo que digo en este párrafo.

A la hora de conservarlo en las mejores condiciones, hago lo mismo que con los jabones para el cuerpo: envuelvo la pastilla en papel film y la guardo en un cajón para que no le dé la luz directamente. Alguien podría pensar que es un poco irónico que en Lush eviten usar envases de plástico para luego recomendarte envolver los artículos en este papel, pero no se puede negar que un pequeño trozo de papel transparente gasta y contamina mucho menos que el envase de un champú o un gel, así que seguimos cuidando del planeta. Se recomienda gastar el acondicionador en los doce meses siguientes a la compra del producto.

Resultados

En primer lugar, quiero destacar que nada más aclarar el pelo ya se aprecia que este está mucho más desenredado: alguna vez lo he usado con el pelo fatal, unos enredos terribles, y he sido la primera sorprendida al ver mi melena tan lisa al salir de la ducha. El peine pasa muy fácilmente, el acondicionador deja el pelo muy desenredado, no he necesitado usar productos sin aclarado para conseguir dejarlo bien ni he tenido que dar tirones para peinarlo. En este aspecto lo sitúo al mismo nivel que el bálsamo de manteca de mango de Klorane, que va de maravilla para desenredar aunque es bastante más caro que Jungla.

En segundo lugar, aunque el rastro del acondicionador en el pelo sea prácticamente imperceptible, lo cierto es que cumple con sus funciones hidratantes y nutritivas: el cabello está suave y con buen aspecto, se ve sano. Noto la diferencia con respecto a cuando he usado el champú solo porque el grado de hidratación del acondicionador es mayor y la melena está mucho más suave al tacto, además de otros efectos que ahora comentaré.

Por otro lado, he observado que mi pelo está más suelto (a pesar de su tendencia a pegarse a la cabeza, el eterno problema de los cabellos largos y finos), hasta tiene un poco más de volumen. Normalmente tarda unos cuantos días a ensuciarse porque lo tengo seco tanto en el cuero cabelludo como en lo que es la melena, pero diría que con este acondicionador aguanta más tiempo aún. Este es uno de los efectos que más me gustan del acondicionador, junto con su poder desenredante: el pelo se ve más suelto y fuerte, con lo que a simple vista también parece más sano. También le aporta brillo, aunque no tanto como los productos específicos para eso.

En general, los resultados del acondicionador son prácticamente de diez: hidrata el cabello seco sin engrasarlo, facilita el proceso de desenredar y le da más cuerpo y fuerza. No tiene nada que envidiar a los productos de Klorane, marca capilar de farmacia a la que soy fiel desde hace años. Desconozco qué tal irá en un cabello distinto al mío, pero desde luego me parece muy recomendable para personas con el cabello seco y fino, el típico pelo que tiende a volverse lacio y apagado. Con Jungla observaréis mejoras.

Ventajas y desventajas del formato sólido

Al tratarse de un acondicionador un tanto especial, he querido añadir este apartado para comentar los puntos fuertes y los inconvenientes que supone el uso de un artículo sólido para el cabello. Entre las ventajas, destaco que me parece muy útil para los viajes, puesto que ocupa poco espacio y pesa menos que una botella de acondicionador convencional. No obstante, yo no suelo viajar, así que en este aspecto no me aporta nada. En lo que sí me gusta es en el hecho de ser un formato ahorrador y pertenecer a una firma muy concienciada con los temas del medio ambiente y el respeto por los animales, con lo que nos aseguramos una composición cuidada y sin todos los ingredientes químicos de los acondicionadores de supermercado y demás.

Por el contrario, a pesar de los buenos resultados que da, no puedo pasar por alto lo pesado que se me hace aplicarlo, tardo más que con un acondicionador cremoso y sin duda es mucho más incómodo de usar (por no hablar de la sensación de no estar echándote nada hasta que le pillas el truco). Con un acondicionador normal, lo extiendes en un visto y no visto y no hay que esmerarse tanto como con la pastilla. Si os soy sincera, no creo que lo compre (ni este ni ningún producto capilar en formato sólido); por muy bueno que sea no me compensa, y también hay acondicionadores líquidos/cremosos buenos. De todos modos, mi opinión no quita que a alguien le haya podido llamar la atención esta textura, así que si os animáis a darle una oportunidad puede que vuestras impresiones no coincidan con las mías en este punto.

3 comentarios:

Evamar dijo...

Ahora mismo estoy usando el Godiva, también de Lush, un champú + acondicionador sólido y me va muy bien (además de que huele genial). Este acondicionador que nos comentas tiene muy buena pinta pero tengo en mi lista de la compra la Crema americana, que dicen que es el mejor acondicionador de Lush. Tú la has probado?

Saludos!

Rusta dijo...

Hola, Evamar. El Jungla es el único acondicionador de Lush que he probado, así que no sé qué tal estarán los demás. Tengo ganas de animarme con los que comentas :-)

Carla dijo...

Querida Blogger,

Me gustaría animarte a que participaras en el nuevo concurso que tenemos en marcha y que se llama "Tu Secreto de Belleza". Participar es muy sencillo, y como premio puedes conseguir un magnífico lote de productos de belleza de primera calidad. Puedes consultar las bases en la siguiente dirección:

www.belleza24.com/concurso

Buscamos el truco o secreto de belleza más original e imaginativo para compartirlo con todos nuestros lectores. ¡Anímate a participar y demuestra la experta que hay en tí!

Saludos cordiales.

Publicar un comentario

Deja tu comentario aquí.

Related Posts with Thumbnails