jueves, 3 de marzo de 2011

Lush Vanishing Cream Crema Facial

Vanishing Cream

Como es habitual en Lush, el producto no lleva por nombre algo así como “crema ultraligera al extracto de pomelo y manteca de karité para piel grasa”, sino que se han limitado a llamarla Vanishing Cream, con lo que resulta mucho más fácil identificar el producto y a la vez consiguen un punto de originalidad. La explicación de este nombre se encuentra en el significado del verbo “vanish”: desaparecer (la crema que desaparece, en referencia a su textura ligera y de rápida absorción).

Se presenta en un envase de plástico blando y negro, bastante más sencillo que los tarros de cristal habituales en las cremas faciales. En la tienda no pueden vender la crema al peso como ocurre con los jabones, pero al menos mantienen su respeto por el medio ambiente con este envoltorio reciclable. Cada tarro contiene 45 g de crema (más o menos la cantidad que traen todas) y su precio es de 24,95€. Alto aquí: sé que en comparación con Deliplus y los descuentos de Bottega Verde puede parecer cara, pero recordemos que las cremas de farmacia de gama media suelen rondar todas los 20€, y ya no entro en firmas de alta cosmética en las que los precios se disparan. No voy a decir que me parece una crema barata porque no es así, pero tampoco es carísima: está en la media, por mucho que nos hayamos acostumbrados a los precios low cost.

La crema es de color blanco, no huele a nada especial y ciertamente tiene una textura ligera que se absorbe rápido en la piel. Eso sí, tanto como para darle el nombre y venderse por esta característica… No lo tengo muy claro. Al lado de las cremas de pepino y sauce de Bottega Verde (por citar dos con unas indicaciones similares a esta), Vanishing Cream me parece mucho más liviana; no obstante, si la comparo con el fluido hidratante para piel grasa de Deliplus o el gel Control shine! de Nivea Visage, la crema de Lush no destaca precisamente por ligera. Supongo que en mis impresiones influye directamente el hecho de estar acostumbrada a usar geles y cremas faciales indistintamente: probablemente, la Vanishing Cream tiene una textura ligera muy lograda para ser eso, una crema, pero al lado de un gel o un fluido sale perdiendo en este punto.

Indicaciones y composición

Entre los ingredientes de la crema, destacan la manteca de karité, con propiedades hidratantes y regeneradoras; la rosa, altamente nutritiva y conocida por su poder para combatir el envejecimiento prematuro de la piel; la lavanda, útil para aliviar o evitar picores y otras afectaciones del rostro; hamamelis, conocido por su poder astringente; y aceites bajos en grasa de manzanilla, jojoba y pomelo, que destacan por calmar la piel, controlar el acné y los excesos de grasa, respectivamente. Curiosamente, hace un tiempo usé un aceite de jojoba para los granitos y una crema al extracto de pomelo, aunque ninguno de los dos cosméticos consiguió solucionar el problema.

Vanishing Cream está especialmente indicada para pieles grasas: sus principios activos combaten el acné y los poros dilatados en la zona T. Además, esta formulación especialmente cuidada la hace apta para pieles sensibles, de modo que si padecéis ambos problemas esta crema puede ser una opción viable para vosotras. Otro aspecto que destacar es su mínimo contenido de grasa (incluso han sustituido la habitual manteca de cacao por la de karité para que el producto resulte más adecuado para pieles grasas), de ahí que el nombre haga mención a su ligereza y rápida absorción. Como aspecto negativo, conviene decir que no hay ninguna referencia a un FPS, así que deduzco que no tiene protección solar. Este dato puede ser un inconveniente importante de cara al verano, aunque yo ya he pensado que la usaré de noche y buscaré otra que sí lleve protección para la mañana.

Resultados

Los que me leéis desde hace tiempo sabéis que desde hace unos cuantos meses tengo los granos bajo control gracias al fabuloso jabón Farmacia de Guardia de Lush. Sin embargo, a pesar de su eficacia a veces se le escapa algún granito y no está de más complementar su uso con un tónico y una crema adecuados. Hasta ahora usaba el tónico de Deliplus (que por sí solo no combate el acné ni nada) y la crema al extracto de sauce de Bottega Verde (que está bien en cuanto a hidratación pero tampoco elimina los granos). En este sentido, con Vanishing Cream he mejorado muchísimo: la crema elimina el acné, ¡y de verdad! No sé qué tal funcionará con otros geles limpiadores, pero junto al jabón que he comentado no hay grano que se les resista, hacen una combinación perfecta y mi piel ha mejorado muchísimo.

Al contrario de lo que se podría pensar, pese a ser tan eficaz contra el acné la crema no reseca en absoluto la piel (y eso que la he usado en pleno invierno, la época en que tiende a secarse más fácilmente) y además la hidrata en profundidad. También reduce el tamaño de los puntos negros (aunque siguen estando ahí) y controla los brillos, por lo que tengo la piel mate y mucho mejor. Los resultados no tardan demasiado en verse: a los dos o tres días ya me veía la piel mejor y estaba encantada con la crema en sí (su textura, esa ligereza), y por fortuna con el paso de los meses los efectos siguen al mismo nivel. En fin, me veo la piel estupenda, incluso más luminosa y sana. Vanishing Cream es de esas cremas que consigue que te veas mejor. Puede parecer una afirmación un poco exagerada para una simple crema facial, pero tened en cuenta que he probado muchas cremas y geles para el acné y ninguno me ha ido ni la mitad de bien que esta.

Puedo comparar la crema con la de extracto de sauce de Bottega Verde, que la usé durante mucho tiempo y también está indicada para combatir el acné: dicha crema tiene una textura mucho más densa, aunque me iba bien a la hora de regular el sebo e hidratar la piel. Fallaba en el tema granitos, donde me resultó totalmente ineficaz. Por otro lado, el fluido para piel grasa de Deliplus del que había leído opiniones muy positivas, me decepcionó bastante: ni combatía el acné, ni hidrataba en condiciones, ¡incluso se me llegó a resecar la piel! Con estos precedentes se puede entender mejor mi satisfacción con la Vanishing Cream, aunque de todos modos nunca me cansaré de repetir que cada piel es un mundo y lo que a mí me va bien a otra persona puede irle fatal. El acné tiene causas muy diversas, no hay una solución eficaz para todo el mundo, así que al comprar un producto para eliminarlo siempre se corren riesgos, por muy bien que lo pongan las reseñas.

En general, salvo el tema del FPS, no tengo ninguna queja con la crema. Me va bien para mi problema, hidrata mucho sin engrasar y me deja la piel estupenda. ¿Que no es barata? Cierto, pero yo soy de la opinión de que cuando algo te va bien no importa el precio que cueste, sobre todo si hablamos de algo tan delicado como el acné, puesto que no todos los días una descubre una crema que lo combate de verdad (en una loción corporal, por ejemplo, nunca jamás me gastaría este dineral, pero entendería que las personas con pieles atópicas u otras molestias sí lo hicieran). Pienso seguir fiel a Vanishing Cream, y con esto dejo claro que me parece un producto totalmente recomendable.

2 comentarios:

Evamar dijo...

Me encantan los productos de Lush y gracias a una de tus reviews me compré el Farmacia de guardia, jabón del que me considero una devota y sin el que ya no puedo vivir. Me gusta tanto que me encanta hasta su olor ;).

Esta crema pinta muy bien, así que en mi próxima visita a Lush pediré que me den una muestra y la probaré.

Saludos!!

Mi estilista dijo...

Me uno a tu blog

te invito a que te unas al mio

www.mi-estilista.blogspot.com

Un saludo!

Publicar un comentario

Deja tu comentario aquí.

Related Posts with Thumbnails