martes, 29 de marzo de 2011

Lush Rock Star Jabón

Rock Star, el jabón de la estrella

Rock Star es uno de los muchos jabones sólidos que Lush ofrece para la ducha (los jabones son uno de los productos estrella de la firma). Más concretamente, os llamará la atención por su color rosa (mojado se ve de un tono más vivo que en las imágenes) y su superficie lisa, un aspecto bastante distinto al de los jabones de diversos colores y texturas irregulares que también podemos encontrar en la tienda. Asimismo, se trata de uno de los más económicos, pues el precio para 100 gramos (la cantidad mínima que podemos adquirir) se queda en 3,95€. Sale más caro que un gel del Mercadona, sí, pero tampoco tiene un precio prohibitivo y debemos valorar que cunde muchísimo y los ingredientes y la fragancia no son comparables a los de un producto de marca blanca. Con respecto al envasado, en Lush se limitan a envolver la porción de jabón con papel para favorecer el uso de materiales reciclables y evitar generar más recipientes de plástico que tanto contaminan a la larga.

Hablemos de un aspecto importante: el aroma. Casi todos los artículos de Lush han cumplido mis expectativas con creces, de modo que a la hora de probar algunos nuevos tengo muy en cuenta este punto. Rock Star desprende una fragancia dulce, bastante fuerte pero sin llegar a empalagar. ¡Huele que alimentaaaa! A mí me recuerda a una mezcla de vainilla y azúcar, con un claro olor a jabón también (el típico aroma a limpio). Eso sí, si odiáis la vainilla podéis estar tranquilas: el perfume del jabón no tiene nada que ver con el de una colonia de esta fruta, aquí se encuentra mezclado con otras notas, por lo que el resultado no es tan dulzón ni intenso (os lo dice una persona a la que las eau de toilettes de vainilla le resultan tremendamente desagradables). Al igual que La Madrina, otro jabón de Lush, su fragancia pertenece a la gama de dulces y golosos, aunque La Madrina me hacía pensar en una piruleta o una gominola y, en cambio, el olor de Rock Star se me parece más a los típicos caramelos cremosos que suelen gustar más a los adultos que a los niños. En cualquier caso, ambos me encantan porque adoro los aromas de este tipo.

Con respecto a la composición, merecen una mención el aceite de coco —que suaviza la piel en profundidad y la deja muy limpia— y el aceite de colza (la colza es una especie de col) —rico en ácidos grasos y vitamina E (antioxidante) —. También lleva ingredientes no tan naturales, aunque ninguno de ellos proviene de empresas que experimenten con animales.

Hay una leyenda urbana en torno a Rock Star. Según dicen los de Lush, dentro del jabón podemos encontrar una estrella blanca, aunque no se sabe exactamente si es un cuento chino para darle un poco de misterio al asunto o si realmente añaden estrellas al fabricarlo. Al tratarse de un jabón que cortan en la tienda, puede que te toque un trozo con la estrella o no, así que ellos siempre pueden cubrirse las espaldas con la excusa de que tal vez tú no tuviste suerte. En lo que llevo gastado de mi porción no he encontrado nada, conque no puedo daros más información. No obstante, con estrella o sin ella, Rock Star se ha consolidado como uno de los más exitosos de la tienda. ¡Algo tiene que tener para gustar tanto!

Usando el jabón

Mi porción contiene unos 100 gramos de jabón, con lo que tiene un tamaño considerable que resulta poco práctico para la ducha. Se me ocurrió cortarla en cuatro trozos más pequeños, de tal manera que al usarlos uno por uno evito tener que cargar con la porción entera y de paso consigo que dure más porque no todo el jabón entra en contacto con el agua cada vez que me ducho. Antes solo lo hacía con Farmacia de Guardia (un limpiador facial), pero he visto que el truco es de lo más práctico también para el cuerpo, así que os recomiendo que lo hagáis con todos los jabones.

A la hora de usarlo, puede parecer menos cómodo que un gel de ducha, aunque no me cansaré de repetir que todo es cuestión de acostumbrarse. Basta con mojar el jabón y frotarlo por la piel del mismo modo que con una esponja, no tiene más misterio, por mucho que hoy en día se haga raro usar jabones sólidos por todo el cuerpo. Voy a contaros un truco que leí en una opinión de la usuaria Tallulaht y que me ha ido muy bien (espero que no le importe que lo repita, si algún día se pasa por aquí): envolver el jabón con una red de espuma hace que se vuelva más espumoso y cunda más (esto último no es del todo exacto, porque gastar se gasta igual, aunque sí que es cierto que al hacer más espuma tal vez inconscientemente no insistimos tanto al frotarlo por la piel). ¿Y de dónde sacamos la red? Yo la recorté de una especie de esponja que me regalaron en Yves Rocher o Bottega Verde (el típico obsequio cutre al que no sacas partido) y la verdad es que me va muy bien.

Una vez hemos terminado de ducharnos, recomiendo envolver el jabón en papel film o transparente, me lo aconsejaron en la propia tienda de Lush. Os aseguro que el producto se conserva en perfectas condiciones, incluso puedes permitirte alternarlo con un gel y estar varios días sin usarlo. Comento todos estos detalles porque pienso que quien quiera empezar a usar jabones para la ducha se encontrará con pequeñas dudas que no se tienen con un gel líquido (todos sabemos cómo se usa y se guarda), y me parecería una lástima que alguien no se decidiera por algo de esto, por eso he querido comentaros cómo lo hago yo. A partir de ahí, cada una puede experimentar hasta encontrar el método que le parece más cómodo para usarlo, conservarlo y demás.

Resultados

Estoy encantada con el jabón. Proporciona una gran sensación de limpieza sin dejar la piel tirante; solo hay que fijarse en los aceites que contiene, todos ellos con propiedades suavizantes. Los jabones tienen fama de ser más agresivos que los geles, pero los de Lush están formulados para no agredir la piel y mantener su hidratación natural, aunque de todos modos nunca está de más complementar su uso con una crema corporal. También hay que tener en cuenta que Rock Star está indicado para todo tipo de pieles (los hay específicos para pieles grasas o problemáticas, y me imagino que si uno de estos se usara en una piel seca tal vez no daría tan buenos resultados).

Por otro lado, el aroma se nota en la piel y perdura durante unas horas, que ya es mucho para un producto de estas características. Me encanta poder acercar el brazo a la nariz y apreciar esa fragancia dulce tan especial y única, rara vez el olor se mantiene tanto tiempo. Supongo que el hecho de tratarse de un aroma intenso influye directamente con su fijación, ya lo he notado con otros productos.

Si lo comparo con el otro jabón de Lush que he usado, La Madrina (aquel que olía a golosinas), debo decir que ambos me han encantado y son dignos de una valoración de cinco estrellas: huelen de vicio, limpian de maravilla y respetan la piel. De todos modos, en las características físicas sí que observo algunas diferencias: Rock Star me parece más cremoso y agradable de usar que La Madrina, y además hace una mayor cantidad de espuma''' (incluso sin utilizar la red que os comentaba antes). En definitiva, ambos me parecen cien por cien recomendables por sus resultados, aunque en el tacto me quedo con Rock Star.

5 comentarios:

Evamar dijo...

Gracias por el review! Gracias a ti, otro producto Lush que va directo a mi lista de deseos, no sé si eres mi salvación o mi perdición, jeje.

Besos!

Maider JM dijo...

Hola, te he concedido el premio "Tu blog me inspira". Saludos.


www.elrincondelabellezanatural.blogspot.com

Rusta dijo...

¡Gracias! Luego me paso a verlo :)

MarikillaShoes dijo...

Hola!! Bonito blog :) Yo quiero probar las mascarillas faciales de Lush, a ver si pronto me animo. Ya te sigo ;)

www.camerinoazul.blogspot.com

Sonia dijo...

gracias por dejarnos siempre tus opiniones! no te suelo comentar pero me eres de mucha ayuda para saber que productos de Lush me puedo comprar!

un beso!

http://mirincon-alternativo.blogspot.com/

Publicar un comentario

Deja tu comentario aquí.

Related Posts with Thumbnails