miércoles, 19 de mayo de 2010

The Body Shop Aceite de Árbol de Té




Mi problema

Durante los años de pubertad tuve muchísimo acné. Yo pasaba bastante del tema, todo hay que decirlo, pero en casa me insistían bastante para que usara limpiadores y otros productos para combatirlo. Usé cosméticos de supermercado, de perfumería, de farmacia, incluso algunos recomendados por el dermatólogo, pero todos obtuvieron los mismos resultados: no hacían absolutamente nada. Es más, algunos hasta me provocaron irritaciones y picores. Al final, los granitos desaparecieron en una época en la que no estaba usando nada específico. Si es que a veces vale más no hacer nada y dejar que las cosas sigan su curso… Pero claro, cuando te toca a ti, es difícil resignarse a esa solución.

Desde entonces, sólo me salían granitos ciertos días del periodo hormonal, pero eran pocos y no me era necesario usar un producto específico para eliminarlos. Hasta el verano pasado: me salieron muchos granitos y no se iban en ningún momento del mes. Al principio pensé que era cosa de la época, porque con el calor se me suele poner la piel más grasa, pero cuando llegó el frío y vi que la cosa seguía igual empecé a preocuparme. Es importante aclarar que cuando volví a tener acné no había cambiado de crema facial ni nada por el estilo, así que el problema venía por otra parte.

Es muy frustrante empezar a tener acné a cierta edad, y más cuando pensabas que era un problema de adolescencia que había quedado atrás. Pero eso es una idea equivocada: acné puede tener cualquiera, tenga la edad que tenga, aunque sí que es cierto que en los adolescentes es bastante frecuente. En fin, el caso es que me acordé de todos los productos que había usado en su momento y los resultados nefastos que conseguí, incluso con los del dermatólogo, de modo que esta vez decidí ir por mi cuenta. Sé que lo primero que te aconseja la gente para estas cosas es que vayas al médico, pero cuando ya has ido y no te sirvió de nada se te quitan las ganas de volver a tirar el dinero.

Los primeros productos que compré para eliminar estos granitos fueron el gel limpiador de Deliplus y este aceite de The Body Shop. Leí en varias webs de belleza que el aceite de árbol de té va bien para combatir el acné (aunque lo hace de manera más lenta que los productos de farmacia porque se trata de un remedio natural).


The Body Shop

The Body Shop es el nombre de una cadena de perfumerías que tiene su origen en Inglaterra. Sus productos están basados en ingredientes naturales, pues


la filosofía de la marca es respetar el medio ambiente y proteger los derechos de los animales. Además, participan en campañas en contra de la experimentación con animales por parte de la industria cosmética.


Presentación del producto

La presentación de este aceite es de lo más sencilla: un pequeño bote de cristal verde con su correspondiente etiqueta. Viene directamente así, no va en caja.

El tapón es de plástico blanco y al principio me costó un poco pillar el truco para abrirlo. Es de aquellos tapones que a simple vista quedan un poco sueltos pero que para retirarlos hay que presionarlos y girar. Ya os digo, el primer día me costó, pero en cuanto le pillas el truco no hay problema y me parece uno de los sistemas de cierre más efectivos para conservar el producto en perfectas condiciones.

Cada tarrito contiene 10 ml y cuesta 6 euros. El precio me parece adecuado en comparación con otros aceites que uso (el de rosa mosqueta es mucho más caro), pero tengo que reconocer que gastos los botes bastante rápido debido a la cantidad de acné que tengo, así que por mi parte les digo a los señores de The Body Shop que no estaría mal que lo rebajaran un poco o hicieran alguna promoción para tener más cantidad de aceite.

Sólo se puede comprar en las tiendas The Body Shop, pero por suerte en España hay bastantes, así que no creo que tengáis problemas para conseguirlo.


Beneficios y propiedades del aceite de árbol de té

El aceite es líquido y transparente, al dejarlo no deja tanta sensación aceitosa como otros y se absorbe bastante rápido. Lo primero que destaca de él su fuerte aroma. Huele a algo así como a hierbas, a mí me resulta agradable pero tampoco es un aroma fuera de lo común.

El aceite de The Body Shop en concreto contiene un 15% de aceite de árbol de té en su composición. No puedo deciros si es mucho o poco porque no he probado ningún otro aceite del mismo tipo.

Hablando de los beneficios del producto, en primer lugar, y por lo que yo compré el aceite: tiene propiedades bactericidas y ayuda a eliminar los granitos, dejando una piel limpia, sin brillos y con aspecto sano. Sirve tanto para granitos que salen de manera puntual como para el acné (eso en teoría, que luego le vaya bien a cada persona es otra historia). Eso sí, al ser un producto natural, sus efectos tardan más en verse y hay que ser constante en la aplicación para empezar a ver resultados.

En segundo lugar, este aceite de árbol de té tiene propiedades fungicidas, con lo que nos ayuda a combatir los hongos. Para este uso se recomienda echar algunas gotas en un baño de pies para que haga efecto. Además de la propiedad comentada, también evita el mal olor de los pies. Yo no tengo estos problemas, de modo que no podré deciros si realmente es efectivo para combatirlos, pero os dejo la información por si puede serle útil a alguien.

Finalmente, este aceite también es bueno para hacer masajes. Se recomienda aplicar unas seis gotas sobre músculos tensos o cansados y a continuación masajear la zona. Yo no le he dado este uso, pero con el aroma que tiene no me extraña que sirva para relajar los músculos si se usa bien.


Aplicación

Aquí viene mi primera queja: el aceite no lleva ningún tipo de aplicador. Llevo años usando el aceite de rosa mosqueta de la marca Repavar para atenuar las marcas del rostro, y este aceite viene no con un aplicador, sino con dos, uno en roll-on (que es el que uso) y otro de cuentagotas. He echado de menos al menos uno de los dos formatos en este aceite de The Body Shop, aunque también es justo reconocer que el de Repavar es bastante más caro.

Así pues, nos encontramos con que el aceite sale del tarrito “a chorro”. Hay dos formas posibles de aplicarlo. La primera es la más evidente, y consiste en echar aceite directamente sobre los granos (o mojar la yema del dedo y a continuación pasarlo por la zona afectada). Lo malo es que de esta manera se desperdicia el aceite y éste se gasta antes, de modo que yo me decanto por la otra opción: aplicar unas gotitas en un algodón y a continuación pasarlo por las zonas del rostro que lo necesiten. Sigue sin convencerme esta forma de aplicación al lado del roll-on y el cuentagotas, pero al menos así se aprovecha más el producto.

Por otro lado, la constancia siempre es importante para que un producto de estas características funcione, así que si no vais a poder serlo mejor que no lo compréis. Con constancia en este caso no me refiero a una o dos veces al día, sino a ir aplicándolo cada hora, aproximadamente, en los ratos que estés en casa. Ahora podéis entender por qué gasto tan rápido los botes de aceite, aunque de todas formas los resultados que he obtenido no son tan buenos como esperaba.


Resultados observados

El acné es muy difícil de eliminar, cualquiera que lo haya padecido lo sabe. Además, tiene el inconveniente de cualquier cosmético: lo que a una persona le va estupendamente, a otra le va mal o sencillamente no nota sus efectos. Seguro que las empresas se forran gracias a las promesas de sus productos anti-acné, porque en las ansias por acabar con él es frecuente que caigamos en la tentación de probar todo lo que sale al mercado para combatirlo. Sin embargo, a la vista está que el producto definitivo que sirva a todos y a todas todavía no existe.

Todo esto viene porque yo compré este aceite por las buenas opiniones que leí de él y las recomendaciones de las webs de cosmética. Como comentaré más abajo, a mí no me ha ido tan bien como a otras chicas, pero en ningún momento dudo de su palabra. Por este motivo me resulta difícil opinar sobre productos para el acné, porque aunque a mí uno no me haya ido bien, quién sabe si a otra persona puede servirle. Ya sé que esto sucede con cualquier producto, pero el tema del acné, al tener causas diversas, me parece más delicado.

Me centro ya en los resultados que he observado usando este aceite. Empezaré por los aspectos positivos: seca los granos pequeñitos de tal manera que estos no vuelven a aparecer. Los seca muy rápido, con una o dos aplicaciones. Con granos pequeñitos me refiero a aquellos que tienen poco pus y, una vez lo quitas, no siguen dando guerra. También granos típicos de los brazos y la espalda en algunas personas. Yo en estas zonas no tengo, pero si es vuestro caso pienso que el aceite os podría venir bien.

Otro efecto del aceite que me gusta es que deja la piel seca, sin brillos. Además, tengo comprobado que es efecto del aceite y no de otros cosméticos porque hay días que antes de acostarme me da pereza hacer todo el ritual de limpiador, tónico y crema y sólo me aplico el aceite. Al día siguiente me levanto con las mejillas más secas al tacto, aunque eso sí, si había algún grano grande, éste sigue en su sitio.

Este es el principal inconveniente del aceite: no puede con los granos grandes. Por granos grandes entiendo aquellos que ya se empiezan a palpar en la piel incluso antes de que salgan, y que una vez fuera cuesta Dios y ayuda sacarles todo el pus. Son granos que notas en tu cara aunque no te estés mirando al espejo, y resultan sumamente molestos. Tardan varios días en secarse y, aunque lo aconsejable es no tocarlos, yo soy incapaz de contenerme, aunque eso me lleve a lucir una buena costra cuando el grano se seca (entonces empiezo a usar el aceite de rosa mosqueta para borrar las marcas, ¡no doy abasto con tantos aceites!).

Pues bien, por muy constante que sea aplicando aceite de árbol de té sobre estos granos, no hay manera de secarlos. Tardan el mismo tiempo en secar que si no les hubiera echado nada. Es más, alguna vez me ha parecido que la costra se formaba antes, pero luego he descubierto que debajo todavía quedaba pus, por lo que el tiempo para eliminar el grano todavía se alarga más. Si sólo os salen granos de este tipo una vez al mes puede que usar el aceite os compense, pero si tenéis tendencia a tenerlos de manera habitual, yo no lo recomiendo.

Lo siento por ser tan explícita al hablar de cómo se desarrolla cada grano, pero creo que vale la pena que me explique por si hay alguien que tiene el mismo problema y se siente identificado conmigo.

El otro problema que le encuentro a este aceite es que no previene la aparición de nuevos granos, ni siquiera de los pequeños, por lo que no soluciona el problema del acné. Su función es secar los granos que ya existen, en ningún caso actúa sobre los mecanismos de la piel que hacen que los granitos aparezcan. Por esto creo que para casos de acné severo no me parece el remedio más adecuado, aunque tampoco puedo hablar mucho porque yo lo sigo usando (aplico aquello de “mejor esto que nada”). En cambio, si sólo os salen granos puntualmente y éstos son pequeños, sí que os podría valer. Lo que pasa es que para días puntuales no sé si vale la pena comprar el aceite.

Para terminar, quiero añadir que no he notado ningún efecto adverso por usar este aceite. Su defecto es que no resulta eficaz para eliminar granos grandes y no soluciona el problema del acné desde su base, pero daño en la piel no me ha hecho.


Línea al aceite de árbol de té de The Body Shop


Además de este aceite puro, en The Body Shop hay toda una línea de productos al aceite de árbol de té para la piel grasa y el acné. No he probado ninguno, me decanté por el aceite puro porque me pareció lo más natural y además era de lo que había leído opiniones positivas, pero os dejo la lista por si os interesa.

- Limpiador.

- Toallitas limpiadoras.

- Tónico.

- Aceite esencial (el de esta opinión).

- Un aplicador del aceite de árbol de té en forma de stick o barrita.

- Papelitos anti-brillos.

- Exfoliante facial.

4 comentarios:

Una mamá (contra) corriente dijo...

Yo lo probé hace años y tampoco noté gran diferencia. Incluso probé a echarlo en el champú, para combatir la grasa, y tampoco noté nada.

La gente se imagina que los granitos salen sólo cuando eres adolescente y lamentablemente no es así. Yo tengo 27 años y un bebé y nada, me siguen saliendo granos, es un aburrimiento.

Lolita dijo...

Hola guapa!
Pues yo me he comprado el aceite hace poco, a ver que tal me va!

un beso

Anónimo dijo...

Hola. Yo tengo 24 años y en la adolescencia tampoco me salieron, ahora me salen enterrados, uso el aceite y unas gotas d flores d bach q se llaman M6, q han hecho un cambio mas notorio, ya q regulan los cambios hormonalea d manera natural, como he probado millones d dermatologos, decidi irme a la medicina alternativa. Me lavo la cara con un jabon q se llama ganoderma y no me maquillo. Para las marcas el jugo d papa es buenisimo. Espero q les ayude a uds tbn

lakemakeup dijo...

Muchas gracias por la entrada! La verdad es que ojalá hubiera un producto que fuera milagroso. Creo que la constancia influye bastante,yo ultimamente tengo la cara muy mal. En este momento estoy utilizando la limpiadora de arcilla de kiel's pero no se si para granitos grandes funcionará.
Yo tengo mis favoritos de Body Shop, que son otros.
Igual me animo a probar alguno de los productos que comentas.
http://lakemakeup.blogspot.com/2011/04/body-shop-shimmer-waves-and-brush.html

Publicar un comentario

Deja tu comentario aquí.

Related Posts with Thumbnails