domingo, 2 de mayo de 2010

Repavar Aceite de Rosa Mosqueta


De un tiempo a esta parte la rosa mosqueta se ha convertido en un ingrediente destacado de muchos productos cosméticos. Personalmente, que una crema o un aceite que me interesa contenga rosa mosqueta hace que suene aún más atractivo para mí, no en vano todos los productos que he usado en cuya composición destacaba la rosa mosqueta me han ido muy bien. Sus múltiples propiedades hacen que sea útil para muy variadas aplicaciones: cicatrización de heridas, borrado de marcas, estrías, etc. Además, la rosa mosqueta también se caracteriza por su poder hidratante y nutritivo, por lo que es habitual encontrarla en productos recomendados para piel seca. Sin embargo, esta vez no os hablaré de una crema que tenga la rosa mosqueta como un ingrediente secundario, sino de un aceite puro de rosa mosqueta. Concretamente, el de la marca Repavar, que conocí gracias a esta página.

Habitualmente tengo la piel del rostro bien, y con esto quiero decir que independientemente de los brillos que tenga no suelo tener granos u otras imperfecciones. Sin embargo, durante esos días del mes sí que me suelen salir algunos, y cuando se encuentran en pleno esplendor soy incapaz de salir a la calle sin hacer de las mías con ellos. Sí, sé que no tendría que tocarlos, que se ponen peor, pero qué queréis, no me siento cómoda con un grano lleno de pus mientras voy por la calle, y aún no se ha inventado un producto que los seque al instante. Procuro tener cuidado, pero a veces al reventarlos se hace una herida, y esa herida acaba formando una costra, y cuando la costra cae, deja una marca. Además, hay que tener en cuenta que yo tengo la piel muy pálida, y entonces las marcas aún se notan más que en una piel morena. Esas marcas pueden durar mucho tiempo en la piel, y aunque con el maquillaje no se noten, si puedo hacer algo para que se vayan antes, podéis estar seguras de que lo haré. Fue por este motivo por el que decidí probar el aceite de rosa mosqueta, aunque con el tiempo le he ido encontrando otras utilidades.

El aceite de Repavar

Me decanté por este aceite porque es el primero que me ofrecieron en la farmacia y porque aquí había leído opiniones positivas sobre él. Sé que hay aceites de rosa mosqueta de más marcas, más baratas y más caras, pero con este estoy satisfecha no he tenido la necesidad de probar otro.

La marca
Revapar es una marca perteneciente a los Laboratorios OTC Ibérica, que están en activo desde 1983. El objetivo de esta empresa es ofrecer productos de calidad en el mercado farmacéutico, con formulaciones innovadoras en el campo de la dermatología. Además de productos para la piel, también nos ofrece dietéticos específicos para cabello y uñas. Aparte de España, sus productos se comercializan también en Marruecos, Portugal, República Dominicana, Suiza, Reino Unido y México.

En su oferta de productos podemos encontrar muchas líneas diferentes: cabello, piel grasa, piel seca, higiene, cápsulas para el cabello, repelentes, diversos tratamientos y un largo etcétera. Que yo recuerde, esta es la primera vez que uso algo de estos laboratorios, y me ha sorprendido descubrir que tiene tantísimas líneas para tantas necesidades distintas. La marca Repavar es la correspondiente a los productos que contienen rosa mosqueta. En ella, además de este aceite, podemos encontrar un gel, un bálsamo labial, un aerosol y una crema antiestrías, entre otros.

Envase y precio
El aceite viene dentro de una caja de cartón bastante grande para lo que luego es el frasco (en mi última foto lo podéis ver). Es de color blanco y rojo. Para abrirla tenemos que tirar hacia arriba la tapa que se ve en la foto; a diferencia de otros productos esta no se abre por los lados. Una vez abierta, en su interior encontramos tres cosas.

En el centro, tenemos el frasco de aceite en su frasco de cristal perfectamente cerrado. El cristal es oscuro, pero aun así nos permite ver sin problemas la cantidad de aceite que queda. A los dos lados de la caja, encontramos dos aplicadores, uno en formato roll-on y otro de cuentagotas, ambos a la medida de la apertura del frasco, para que una vez nos decantemos por uno u otro podamos usarlo también como tapón. Son de plástico y de color blanco, pequeños pero manejables.

El frasco de aceite contiene 15 ml, que aunque os parezcan poco duran una barbaridad (a pesar de que caducan pasados tres meses de la apertura del producto). Su precio es de 11,25 euros, y me parece caro para los tres meses que dura.

Se vende en farmacias.

Características
El aceite de Repavar es un aceite natural al cien por cien. Se extrae de la semilla de la Rosa off rubiginosa, que crece en los Andes. Tiene como componentes principales los ácidos grasos esenciales linolénico y linoleico, que le proporcionan una actividad regeneradora de los tejidos de la piel, con capacidad para atenuar cicatrices, arrugas y para dar a la piel una hidración y tersura agradables, devolviéndole su elasticidad y flexibilidad. En los próximos apartados os comento más ampliamente los efectos que he comprobado a través de mi experiencia con él.

Es un aceite, así que lógicamente tiene textura aceitosa y tarda un poco en absorberse. No os recomiendo que lo uséis antes de salir a la calle.


Aplicación

La apertura del frasco es demasiado grande para aplicar el aceite directamente desde ahí, de esa forma se desperdiciaría mucho producto. Por ese motivo, y tal y como os he explicado antes, dentro de la caja encontramos también dos aplicadores: uno en formato roll-on y otro de cuentagotas. Puesto que he usado los dos y cada uno me parece más adecuado para unos usos que para otros me ha parecido conveniente incluir este apartado en mi opinión.

Al principio me decanté por el aplicador de cuentagotas. Lo hice sin pensar, siempre me ha atraído este formato. Sin embargo, no tardé en encontrarle sus desventajas: para el uso que le daba yo (eliminar las marcas del rostro), la cantidad que salía con cada presión era excesiva, y el producto se desperdiciaba. Además, se me veían chorros de aceite por la cara, y aunque cuando me lo aplico no voy a salir a la calle de inmediato, esa sensación es un poco incómoda.

Así pues, me pasé al roll-on. El formato roll-on me parece el más adecuado para el rostro, es muy preciso y permite regular mejor las cantidades pequeñas. Voy por mi tercer frasco de aceite y en ninguno he tenido problemas con el roll-on: ni se ha roto la tapa que lo cubre ni se ha quedado atascado, todo perfecto.

Aun así, a veces he vuelto al cuentagotas, aunque lo uso con cuentagotas, valga la redundancia. Cuando se trata de cicatrizar heridas de otra parte del cuerpo me parece poco higiénico pasar por ellas el mismo roll-on que por el rostro, y para evitar el engorro de tener que lavar siempre el roll-on he optado por el cuentagotas para esas aplicaciones. Además, tiene otra ventaja: con el cuentagotas no es necesario que el plástico roce la herida, el aceite entra en contacto con ella directamente. Por otra parte, para problemas más grandes que una marca o una herida pequeña, el cuentagotas es útil porque permite aplicar una mayor cantidad de aceite de forma más rápida (para las estrías, por ejemplo).

En conclusión, se puede decir que ambos aplicadores son muy útiles y necesarios, pero es importante saber cuándo usar uno u otro para evitar desperdiciar aceite o simplemente ganar en comodidad.

Mi experiencia con el aceite de rosa mosqueta

Empezaré hablando de la aplicación del aceite que más me interesaba, esto es, eliminar las marcas del rostro. En esto puedo decir que sí que he notado que las marcas se van borrando más rápidamente, pero aun así tampoco esperéis que en cuatro días las marcas se vayan por completo. No es un producto milagroso, pero ayuda: una marca de un grano que antes me duraba tres meses (por decir un tiempo), ahora en un mes desaparece. Es importante ser constante, no basta con aplicar el aceite una sola vez. Os recomiendo que tengáis una rutina y lo apliquéis cada día a las mismas horas, en las mismas marcas y en las nuevas que vayan saliendo (yo suelo hacerlo antes de acostarme, después de haberme lavado el rostro y aplicado la crema hidratante, y a veces más de una vez al día). Es muy satisfactorio comprobar cómo algunas marcas que antes eran enormes se van borrando poco a poco.

Por cierto, yo con marcas me refiero únicamente a las marcas dejadas por los granitos, que son marcas recientes. Si tenéis alguna marca desde hace años causada por algún accidente no esperéis que el aceite os la elimine.

Vayamos ahora con otra aplicación del aceite, la cicatrización de heridas. He comprobado que con esto también es eficaz: después de aplicar el aceite sobre una herida pequeña (las típicas heridas de las manos, o las mismas del rostro después de reventar un grano), se forma la costra más rápidamente que si esperamos que se forme de manera natural, con todos los beneficios que eso conlleva (se curará antes, es más difícil que se vuelva a infectar, etc.). En el caso de los granitos, si aún queda un poco de pus el aceite no ayuda mucho porque aún no puede cicatrizar bien, pero cuando la herida es limpia sí que funciona. Para este uso, con aplicar el aceite una sola vez ya he notado resultados, aunque dependiendo del tamaño de cada herida lo tendréis que usar más veces.

Siguiendo el proceso, después de la herida se forma una costra. Lo habitual es dejarla tal y como está hasta que se seque más y caiga, pero he comprobado que aplicando el aceite sobre la costra el proceso es más rápido, por lo que se seca antes y su tamaño disminuye, así que cuando caiga tendremos la marca correspondiente pero la podremos tratar antes que por el proceso natural. Si vuestro aspecto no os preocupa mucho tal vez las aplicaciones del aceite de rosa mosqueta no os parecen nada del otro mundo, pero para quienes estamos hartas de cargar con los granos, sus costras y sus posteriores marcas durante mucho tiempo el aceite ayuda mucho.

En teoría el aceite también sirve para hidratar la piel, pero como lo he usado en pequeñas cantidades y por zonas muy concretas no he podido observar este efecto. Sinceramente, no creo que nadie compre el aceite con este objetivo, por muy eficaz que sea para hidratar la piel ya hay muchas cremas y más baratas en comparación con la cantidad del frasco.

Sé que también tiene otras aplicaciones: anti-edad, anti-estrías, etc., pero como no le he dado tales usos no os puedo comentar nada al respecto.

No le he encontrado ningún efecto adverso al aceite, lo he aplicado tanto en cuerpo como en rostro (aunque con aplicadores distintos) y no me ha producido ninguna irritación ni nada por el estilo. Tampoco me ha engrasado la piel, aunque aquí tengo que decir que sólo lo he aplicado en zonas muy concretas y rara vez en la zona T del rostro. Si tenéis la piel grasa y el aceite os hace falta para gran parte del rostro no sé qué tal os irá.

El gran problema de este aceite es su caducidad, de tres meses una vez lo has abierto. Aquí tengo que reconocer que no siempre he cumplido con lo que dicen. Pasados tres meses no he gastado ni la mitad del frasco (ya he dicho que cunde muchísimo) y me sabe mal tener que tirarlo. He alargado su uso unos dos meses más, y ha seguido siendo eficaz y no me ha causado problemas. A pesar de que no he

llegado a terminar ningún frasco, al tratarse de un producto de tratamiento de la piel no me atrevo a usarlo durante más tiempo por si acaso se pone en mal estado. Un aceite no es lo mismo que una barra de labios o unas sombras.

Por último, en las indicaciones del producto recomiendan conservarlo en el frigorífico. Yo nunca lo he hecho así y ha funcionado igualmente, así que no lo tengáis demasiado en cuenta.


Comparando, que es gerundio

No sé si a vosotras os ocurre, pero yo cada vez que escucho aceite de rosa mosqueta pienso inmediatamente en otros productos con aplicaciones similares. Entre los que he tenido la oportunidad de probar se encuentran el aloe vera puro en formato gel, y el aceite de onagra. Os comento un poco los efectos que observé con cada uno de ellos.
Aceite de rosa mosqueta vs. Gel de aloe vera

El gel de aloe vera del que os hablo es un gel puro, corporal, no lo confundáis con una crema hidratante que tiene como principio activo el aloe vera. Lo adquirí en la farmacia antes de conocer la existencia del aceite de rosa mosqueta, con la intención de usarlo para cicatrizar más rápidamente las heridas de las manos, hidratar las zonas más secas de la piel y calmarla después de la depilación. Su formato es el gel, y el que tengo yo tiene un precio similar al aceite de Repavar pero contiene 200 ml de gel.

En primer lugar, como cicatrizante es igual de efectivo que el aceite de rosa mosqueta, y como se supone que las heridas no ocupan gran parte de la piel, da igual aplicarles un gel que un aceite, ambos son precisos. Sin embargo, las propiedades hidratantes y calmantes también las tiene la rosa mosqueta, pero al estar concentrada en tan pocos mililitros la idea de aplicarlo en las piernas después de depilarme es imposible, necesitaría un par de frascos para cada uso. En definitiva, el gel de aloe vera es más práctico cuando el área de aplicación es grande. Por eso yo recomiendo tener ambas cosas en casa, porque aunque tienen funciones comunes (cicatrizar), cada uno tiene además sus aplicaciones específicas (el aceite borrar marcas y el gel calmar e hidratar).
Aceite de rosa mosqueta vs. Aceite de onagra

Este aceite es menos conocido que los otros dos productos, pero básicamente se puede decir que sobre la piel tiene las mismas propiedades que la rosa mosqueta (cicatrizar, borrar manchas) con el añadido de que si lo tomamos con cápsulas vía oral mejora el estado del cabello. A mí esto último no me interesaba, así que lo usé solamente sobre la piel.

En mi caso, con el aceite de onagra las marcas no se borraban, pasaban meses y meses y seguían igual. Como cicatrizante sí que sirve, pero es algo que también hacen el aceite de rosa mosqueta y el gel de aloe vera, así que no me aporta nada nuevo. Así pues, cuando descubrí la efectividad del aceite de rosa mosqueta dejé de lado el aceite de onagra, que en mi caso se puede decir que simplemente no hacía nada. Tal vez para el cabello es bueno, pero para marcas y demás yo no lo recomiendo.

Puede que la marca del aceite en cuestión influyera (el que usé yo era bastante barato, todo hay que decirlo, aunque lo compré en una herboristería y se supone que es un lugar de confianza para este tipo de productos), pero esta es mi experiencia personal con él, y en una opinión se tienen que explicar experiencias personales con los productos.


Conclusión

Estoy contenta con los resultados que ofrece el aceite. Cumple perfectamente lo que esperaba de él: borra las marcas del rostro dejadas por los granos; con tiempo y constancia, sí, pero las elimina, algo que no había conseguido con ningún otro producto. Además, es un buen cicatrizante y ayuda a que las heridas se sequen antes, entre otras funciones. Este de la marca Repavar incluye dos aplicadores distintos, que facilitan la aplicación en cada zona y son un detalle que se agradece teniendo en cuenta el precio que hemos pagado por el producto. Su gran problema es la caducidad, de sólo tres meses, pero aun así es un producto con el que he repetido y seguiré repitiendo. Lo recomiendo, y añado que me parece un producto imprescindible, Tiene muchas aplicaciones y un producto así siempre te puede sacar de un apuro (si te haces una herida, por ejemplo).

8 comentarios:

Belén dijo...

Tomo nota. En su día probé el aceite de rosa mosqueta para cicatrizar otras heridas, pero no lo he usado en la cara.

Mecha Amieva dijo...

Te entiendo en esto del acne a una edad que uno pensaba que ya habia pasado! Una pregunta, el aceite solo te lo pones en las marcas, o lo usas en toda la cara??? Estoy ademas usando el aceite de arbol de te, mezclado con la hidratante, porque estoy desesperada!! Parece que me hubiera dado varicela! Muy interesantes tus post.
Sludos

Rusta dijo...

@Mecha Amieva. Solo me lo pongo por las marcas, si no sería muy incómodo, ¡je, je!

Farmacia Farmaprecio dijo...

Yo lo he vendido mucho para cicatrices, especialmente tras mamoplastias, va muy bien.

Lost Soul dijo...

Me quitaron un lunar cancerígeno y hoy he empezado a ponerme este aceite para mejorar la cicatriación.
La cicatriz es relativamente pequeña entre el hombro y el tríceps, es una parte que el brazo no articula demasiado (si es que lo hace).

Como bien dice en el prospecto, me lo he puesto por la mañana y ahora por la noche.

¿Cuánto tiempo debo estar aplicándolo para que haga una buena cicatrización?

Lost Soul dijo...

Me quitaron un lunar cancerígeno y hoy he empezado a ponerme este aceite para mejorar la cicatriación.
La cicatriz es relativamente pequeña entre el hombro y el tríceps, es una parte que el brazo no articula demasiado (si es que lo hace).

Como bien dice en el prospecto, me lo he puesto por la mañana y ahora por la noche.

¿Cuánto tiempo debo estar aplicándolo para que haga una buena cicatrización?

Edyta Nowakowska dijo...

Y para las manchas por hiperpigmentacion sirve también? Gracias

Concepcio lopez colomer dijo...

Hola !
Tengo la varicela y hay costras que me han saltado por el roce de la ropa, algunas en la cara. Hace una semana me compré el aceite de rosa de mosqueta y me lo estoy aplicando en las marcas de las costras que han ido saltando. En algún caso se me está haciendo una nueva costra (o eso creo). ¿Es bueno eso? ¿Qué tengo que hacer?
Grácias!

Publicar un comentario

Deja tu comentario aquí.

Related Posts with Thumbnails