domingo, 16 de mayo de 2010

Bottega Verde Champú Efecto Brillo a las Frutas

Actualmente este champú no está disponible en la página web de Bottega Verde. Desconozco si lo han dejado de fabricar, pero en cualquier caso yo os hablaré de él igualmente. Su precio era de 4,99€ por 200 ml de champú, pero yo lo probé con unas muestras.

Características

El champú es de textura gelatinosa, aunque se extiende bastante bien por el cabello y cuero cabelludo. Tiene un aroma suave, afrutado y agradable.

Entre los principios activos del producto, destacan los tres siguientes:

- Aceite de Babassu: contiene ácidos grasos, esteroles y tocoferoles. Tiene propiedades emolientes, lubricantes y sobregrasantes, gracias a lo cual restaura el estrato lipídico cutáneo, protegiendo la piel y manteniéndola mórbida y lisa. Es un aceite adecuado para el cabello seco, justo como el mío.

- Frambuesa: tiene propiedades muy variadas. Contiene aminoácidos, vitaminas, pectinas, etc. Es una buena tonificante.

- Gluadin WLN: este nombre tan raro es un producto que se extrae de las proteínas de trigo. Tiene acción lenitiva, calmante y desenrojecedora, gracias a lo cual resulta adecuado para las pieles más sensibles. En el cabello forma una película protectora que refuerza, aporta volumen y protección, gracias a su capacidad de unirse a la fibra del cabello. Es capaz de penetrar en él y reestructurarlo, proporcionándole luminosidad y robustez, y haciéndolo más resistente a las roturas.

Bottega Verde recomienda este champú, y la línea en general, para cabello opaco y teñido. Promete mantener el brillo lavado tras lavado y contrarrestar la tendencia del cabello teñido a parecer opaco y apagado. Garantiza hidratación y efecto anti-edad, para que la luminosidad sea algo duradero en el cabello. Como he comentado antes, yo no me tiño, probé el producto únicamente porque me dieron muchas muestras de él, pero como mi cabello es seco y no destaca por su brillo pensé que las promesas de este champú no me vendrían mal.


Resultados

En primer lugar, voy a hablar de la función básica de cualquier champú: lavar el pelo. El resultado con este champú efecto brillo a las frutas de Bottega Verde es positivo: deja el cabello limpio, el cuero cabelludo incluido, y no es difícil de aclarar como ocurre con algunos champús para cabello seco. No me ha producido caspa (que aunque no tengo el pelo graso a veces me ha pasado), y de mi experiencia en lo relativo a la limpieza no puedo quejarme por nada. Cumple el mínimo que se espera de él, por eso le doy el aprobado. Pero si también os interesan sus funciones adicionales, seguid leyendo.

Todas las promesas del champú, aplicadas a mi cabello seco no teñido, me parecen una farsa. El pelo no se ve más seco de lo habitual, pero tampoco más hidratado y nutrido. No está especialmente opaco, pero tampoco destaca por su brillo. No queda especialmente pegado a la cabeza en su parte superior, pero dista mucho de ser un pelo con volumen. En definitiva, es un champú que no destaca por nada. Puede hacer mil promesas, pero ninguna se cumple. Eso sí, tampoco empeora el estado del cabello, por eso no lo puedo suspender. Es un champú básico, para quien pase bastante de los cosméticos y lo único que busque en un champú es que lave el pelo. Claro, que aquí habría que añadir que champús básicos también los hay de marca blanca, más baratos y con mayor cantidad. ¿Compensa comprar este de Bottega Verde? Yo creo que no.

Sé que me repito mucho hablando de precios elevados y marcas blancas de calidad similar, pero creo que es algo muy frecuente y es inevitable que el tema salga entre los que siempre miramos por el bolsillo. Los champús de Klorane, que me dejan el pelo de maravilla, son caros, pero en ese caso no me importa pagar más porque sé que lo que me ofrecen no lo voy a encontrar en Pantene, Elvive o Deliplus. Sin embargo, si hablamos de un producto normalito, del montón, como este champú de Bottega, ¿para qué pagar 5€ por él si puedes encontrar uno de Elvive por 3€, que además trae más cantidad?

Por sacarle otro punto positivo al champú, diré que no provoca escozor ni irritación de ningún tipo. El cuero cabelludo está calmado, sin picores ni nada parecido. Supongo que quien sufra de estos problemas de manera habitual buscará directamente un champú calmante, pero no está de más comentarlo aquí.

A todo esto, debo recordar que yo tengo el cabello seco y no teñido, por lo que no sé si este champú será igual de mediocre en un pelo teñido. Lo que sí puedo decir es que a lo largo de los años he usado otros champús indicados para cabello teñido (es lo que tiene que algunas marcas recomienden la misma línea para cabellos secos y cabellos teñidos), y todos me fueron muy bien.

Finalmente, quiero terminar mi opinión con una reflexión sobre la línea de productos capilares de Bottega Verde. Yo sólo he probado dos champús, este y el apple krin (también mediante muestras, y aunque en teoría es fortificante los resultados que observé son exactamente los mismos que con el champú brillo a las frutas), pero he leído muchas opiniones y en general veo que las consumidoras opinan como yo: Bottega Verde deja mucho que desear en los productos para el cabello. No son malos malísimos de estropear el cabello, pero tampoco cumplen lo que prometen y no están al nivel de sus cremas faciales o geles de baño, por ejemplo. Hay excepciones, pero esta es mi perspectiva, y aunque seguiré usando sus muestras si me las dan, dudo mucho que a día de hoy compre un champú suyo, ni siquiera en el formato de viaje.

1 comentarios:

Una mamá (contra) corriente dijo...

A mi me encanta BV pero a estas alturas ya sé que la tienda destaca por sus mascarillas y cremas faciales y por las mantecas. He probado varios champús y, como bien dices, no merecen la pena en absoluto para el precio que tienen.

Publicar un comentario

Deja tu comentario aquí.

Related Posts with Thumbnails